La condición ultraperiférica supone un 8 % de los costes

condición ultraperiférica

Mesa y López

Las empresas de Canarias tienen que destinar un porcentaje de su facturación a asumir los costes de la condición ultraperiférica del archipiélago

La doble insularidad repercute de manera negativa en la facturación de las empresas Canarias. Según el tercer ‘Estudio sobre el coste privado de la ultraperiferia y la doble insularidad en Canarias’, la condición ultraperiférica del archipiélago supone ya un 8 % de la facturación de las empresas con base en la comunidad autónoma.

“Es precisamente la existencia y cuantía de esos sobrecostes lo que diferencia nuestra situación de otras regiones, como Baleares, y lo que fundamenta la mayor intensidad permitida a nuestras ayudas”, insistía el presidente del Gobierno regional, Fernando Clavijo, durante el acto de presentación de este estudio en el que también participó el consejero de Economía, Industria, Comercio y Conocimiento del Gobierno de Canarias, Pedro Ortega.

La condición ultraperiférica tiene un coste más elevado en las islas no capitalinas

Los resultados del trabajo presentado la semana pasada muestran un mayor nivel de detalle con respecto a los estudios anteriores, permitiendo un desglose de sobrecostes en ocho sectores económicos y tres grupos de islas (orientales, capitalinas y occidentales).

El estudio confirma la existencia de mayores sobrecostes en las islas no capitalinas, y dentro de éstas, mayores sobrecostes en las islas occidentales respecto a las orientales; así, el sobrecoste de la condición periférica de las islas capitalinas representa el 6,9 % de la facturación de sus empresas, mientras que en el caso de las islas no capitalinas orientales dicho sobrecoste es del 7,4 % y en el caso de las occidentales representa el 10 %.

En este contexto, Fernando Clavijo añadió que “los resultados de este estudio justifican muchas de las medidas que se han incluido en el nuevo REF, en el que la atención a las especiales necesidades de las islas no capitalinas se configura como principio”.

Por su parte, Pedro Ortega recordó que sin bien los regímenes que ahora están en vigor serán prorrogados por la Comisión Europea hasta 2022, en la próxima legislatura “habrá que renegociar esos regímenes, y el estudio que hoy presentamos constituirá, en ese sentido, una herramienta indispensable”.

 

 

El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.