La condena de Diego

Los errores cometidos por los facultativos que atendieron a la niña, los medios de comunicación que difundieron esa información y las opiniones vertidas por la sociedad, han provocado en Diego una grave crisis emocional por la que ha requerido atención psiquiátrica.


El joven de 24 años se encuentra abatido. Los hechos que se han desencadenado desde que se hiciera pública la noticia de una presunta agresión sexual a su hijastra y todas las críticas se dirigieran hacia él, han provocado en Diego una profunda crisis emocional. Ayer tuvo que ser atendido por el servicio de urgencias de Hospiten Sur y su comparecencia ante los medios se anuló. Posteriormente, y atendiendo a la gravedad de su situación emocional, fue trasladado a una unidad psiquiátrica, a la espera de que su estado mejore para que pueda enfrentarse a esas declaraciones públicas. Su abogado, Plácido Alonso, sigue estudiando medidas legales contra los médicos que atendieron a Aitiana y lamenta que la consejera de Sanidad, Mercedes Roldós, aún no haya abierto una investigación para esclarecer los posibles errores cometidos por los facultativos. De hecho, la Consejería se ha limitado a manifestar que los médicos se limitaron a seguir los protocolos establecidos para estos casos y que en ningún momento facilitaron datos personales o médicos sobre el caso. Para Alonso es importante esclarecer como se filtró esa información y cómo finalmente llegó a los medios provocando el “juicio popular” de Diego.

 

 

 

 

 

 

{backbutton}

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.