La ciudad sumergida de Japón

Ciudad sumergida en JapónLa civilización Mu podría haber corrido la misma suerte que los habitantes de la Atlántida.

No se sabe con certeza a qué civilización pertenecen los restos de esta ciudad sumergida que, según los especialistas, tiene unos 10.000 años de antigüedad. Todo apunta, sin embargo, a que podrían tratarse de los restos de la civilización Mu, una de las más antiguas del planeta, que se erigió en el centro del Océano Pacífico sobre un continente hoy desaparecido.

Los habitantes del continente de Mu construyeron caminos, ciudades, templos y jardines que como consecuencia de violentas erupciones volcánicas y gigantescos maremotos terminarían desapareciendo en las profundidades del océano, como se presupone que ocurrió con la Atlántida.

Algunas de las poblaciones que mantuvieron contacto con los habitantes de Mu podrían haber conservado parte de sus conocimientos, pero se cree que esta civilización era muy superior al resto de los pueblos existentes en el momento, por lo que gran parte de esa riqueza cultural se habría perdido con su desaparición.

Pero lo que no deja lugar a dudas es que a pocos kilómetros de la isla japonesa de Yonaguni, en las profundidades del océano, se encuentran los restos arqueológicos de una civilización avanzada que cronológicamente podría haber sido anterior a la Edad de Piedra.

Desde 1985 la ‘ciudad sumergida’ de Japón es objeto de estudio por parte de los especialistas en la materia, alguno de los cuales asegura que la disposición de las piedras es producto de la ‘casualidad’ y que responde a formaciones naturales como consecuencia de los sucesivos terremotos en la zona.

Otros, sin embargo, se refieren a la evidencia de estudios anteriores que se refieren a la existencia de esa civilización Mu, desaparecida hace miles de años pero probablemente la más antigua del planeta.

En 1998 un terremoto destruyó parte de este yacimiento pero, al mismo tiempo, descubrió nuevas formas que supusieron un avance en las teorías de quienes defienden la existencia de una ciudad submarina. Entre los nuevos descubrimientos se encontraba una especie de zigurat similar a los de Mesopotamia y otros vestigios tan perfectamente tallados que parece difícil creer que hayan sido producto de fenómenos naturales.

Sobre la civilización Mu no existen datos tan numerosos como sobre la Atlántida. Las principales referencias se encuentran en la obra del coronel James Churchward, oficial de la armada británica en la India, que recopiló la información de unas tabletas de barro que durante cientos de años habían sido guardadas con recelo por sacerdotes hindúes. El libro resultante es Mu, el continente perdido, el argumento principal de quienes defienden la hipótesis de Churchward sobre la existencia de una tierra más allá de mar oriental.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.