‘La carne’

La carne

La carne

Una novela sobre la soledad y todo aquello que dejamos de ser

Pasa el tiempo y la vida nos sobrepasa. La obsesión de Rosa Montero por atrapar esa transformación entre lo que somos y aquello en lo que acabamos convirtiéndonos se pone de manifiesto una vez más en su última novela: La carne.

Una obra para reflexionar acerca de la soledad, el amor, la venganza y el orgullo desde la perspectiva de una mujer que intenta aceptar algo tan humano como la derrota en un mundo que no parece capaz de aceptar algo tan natural como la vejez.

‘La carne está triste y ya he leído todos los libros’

Es un verso del poema ‘Brise Marine’ de Mallarmé que Rosa Montero cita casi al final de esta novela. Una sentencia de lo que siente su personaje protagonista, otra mujer, Soledad, entregada a la venganza de un amor vulnerable que es incapaz de dominar.

A sus sesenta años y víctima de una ruptura decide que la mejor manera de sobrellevar la situación es contratar los servicios de un prostituto ruso con el que lucirse en público para dar envidia a su ex. Pero la fragilidad es algo que no se puede maquillar y el orgullo es difícil de mantener cuando hasta fingir sale demasiado caro.

Entre el dolor y la satisfacción estos dos personajes, la sesentona y el prostituto, parecen encontrar su espacio. Parecen entenderse. Tal vez, a pesar de todas las diferencias, no son tan distintos. Tal vez, de algún modo, son almas gemelas. Tal vez, quién sabe, existe alguna posibilidad de que se rescaten mutuamente. Pero a veces el corazón busca algo que la carne no tiene.

El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.