Juan Rulfo, el hombre de una sola novela

Juan Rulfo“Pero no pensé cumplir mi promesa. Hasta que ahora pronto comencé a llenarme de sueños, a darle vuelo a las ilusiones. Y de este modo se me fue formando un mundo alrededor de la esperanza que era aquel señor llamado Pedro Páramo, el marido de mi madre”. Pedro Páramo

Pese a que su producción literaria fue más bien escasa, Juan Rulfo ha pasado a la historia como uno de esos escritores de prestigio que no necesitan una obra prolífica para consolidar la calidad de su estilo literario. Escritor por derecho, Rulfo representa con su prosa genuina uno de los máximos exponentes del denominado “Realismo Mágico”.

 

Juan Rulfo nació en el estado mexicano de Jalisco en 1917. Su infancia se vio truncada por la muerte prematura de sus padres antes de que cumpliera los diez años. Estas circunstancias lo obligaron a trasladarse a casa de su abuela en San Gabriel y finalmente a un orfanato en Guadalajara. Hasta ahora hemos visto cómo todos los personajes de nuestra “Tortilla Literaria” han sabido sacar provecho de la adversidad. El caso de Juan Rulfo no iba a ser menos. En el orfanato entra en contacto con una importante colección de libros propiedad de uno de los curas e iniciará esas primeras lecturas que conforman la base de su formación literaria.

 

Esos primeros contactos con el mundo de la literatura ligados a una vocación artística que ya desde entonces comenzaba a aflorar, se manifestarían años más tarde cuando, de forma autodidacta y ante la imposibilidad de matricularse en la Universidad, comienza el estudio de la bibliografía histórica de México. Viaja por todo el país para continuar con sus investigaciones y estos textos ensayísticos son los primeros que verán la luz y que irán abriéndole las puertas al mundo de la escritura y de la fotografía, ámbito en el que también haría sus incursiones durante una temporada.
Hacia 1947 conoce a Clara Aparicio, con la que inicia una relación epistolar que más tarde se traduciría en matrimonio y dos hijos. Por entonces Rulfo compaginaba su trabajo como investigador con un puesto en una fábrica de neumáticos.  Gracias a las becas del Centro Mexicano de Escritores abandona este trabajo para dedicarse por completo a su vocación de lector y escritor.

 

La historia de cómo escribió su única novela –Pedro Páramo, la gran novela del Realismo Mágico en México- es en sí la historia de una vida. Juan Rulfo había concebido la idea de Pedro Páramo desde la época en la que conoció a su esposa, tal como refleja la correspondencia que intercambiaba con ella. Por entonces se refería a la obra con el título Una estrella junto a la luna y posteriormente, Los murmullos. La novela de Rulfo fue evolucionando durante el propio proceso de escritura, que duró casi una década hasta su publicación en 1955.
Pedro Páramo se convirtió, desde el momento de su publicación, en todo un referente de la literatura mexicana. La obra en español no ha dejado de editarse y además ha sido traducida a casi medio centenar de idiomas, convirtiéndose en uno de los libros más influyentes del siglo XX.

 

 

 

 

 

 

 

{backbutton}

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.