¿Qué es la ‘quinta libertad’ del aire?

Carlos Castañosa

Las “nueve libertades del aire” forman un conjunto de derechos que garantizan los movimientos de las aerolíneas en el espacio aéreo de otros Estados.

Desde el simple sobrevuelo (1ª libertad) sobre un tercer país,  se pasa a la 2ª: derecho de aterrizaje por razones técnicas en un Estado intermedio entre el origen y el destino, p. ej.: repostar combustible. Continúa la 3ª: derecho solo a “desembarcar” pasajeros, correo y carga en una escala intermedia. La 4ª: derecho solo a “embarcar” pasajeros, correo y carga en la misma situación.

La 5ª (compendio de 3ª y 4ª): derecho a “desembarcar” y “embarcar” pasajeros, correo y carga en el aeropuerto de un país extranjero entre el origen y el destino. Es fundamental para el éxito comercial y operativo de las aerolíneas y del Estado cuya bandera ostenta el operador, pero sobre todo, para el territorio intermedio, cual sería el caso de Canarias por su privilegiada situación geoestratégica. La asunción de la 5ª libertad daría opción a aplicar las tres siguientes libertades para convertir el archipiélago en un HUB tricontinental (HUB: Centro operativo desde el que irradian tráficos a destinos periféricos. En nuestro caso, USA, Sudamérica, Europa y África Occidental) Dejando, por esta vez, el parámetro “turismo” a un lado, el diseño focalizador de Canarias como HUB, supondría la implantación en los hinterland aeroportuarios de delegaciones y/o bases empresariales, nacionales y extranjeras, que potenciarían la inversión  de capital muy conveniente a la diversificación de nuestra, hoy, maltrecha economía.

Con este buen criterio, y en un alarde de conocimiento del medio, la diputada doña Ana Oramas propuso en el parlamento de la Nación un proyecto de Ley para la aplicación de la 5ª libertad del aire en Canarias, apoyada en la promesa electoral del PP al respecto y ratificada en el discurso de Investidura del presidente Sr. Rajoy. Sorprendentemente fue rechazada sin explicación técnica suficiente.

Lamentable que la gravedad de la noticia no haya trascendido aquí a la opinión pública porque apenas mereció un breve titular y alguna escueta reseña en la prensa local. Sin embargo, en los medios especializados, relacionados con la aviación, ha sido motivo de sorpresa y escándalo por la aberrante negativa contra todo pronóstico.

Cierto que la brillante propuesta de doña Ana Oramas fue acompañada de otra fundamental también para la supervivencia de Canarias: “Participación en la gestión aeroportuaria”. Aquí debió radicar el motivo del incumplimiento, una vez más, de un compromiso adquirido desde la mayoría absoluta. La diputada alegó, con la contundencia y brillantez que la caracterizan, la referencia al artículo 33 del Estatuto de Autonomía (exclusivo de Canarias) como salvaguarda de las competencias “cuando el Estado no se reserve la gestión directa” que pasan automáticamente a la Comunidad. La amenaza de privatización de los aeropuertos de AENA no podrá tener efecto en Canarias, donde la única alternativa legal y legítima sería la autogestión aeroportuaria bajo responsabilidad de las instituciones autonómicas. Bien planteado por la señora Oramas; pero ¡ojo! hace muy poco se ha procedido impunemente a la privatización de las torres de control de La Palma, Fuerteventura y Lanzarote, como una parte de  trece totales en España. Y aquí, en Canarias, en virtud del art. 33, no se podía llevar a cabo.

Nos quejamos del despotismo centralista, pero la realidad demuestra la ineptitud de nuestros responsables políticos que, por un exceso de sumisión y falta de conocimiento, no son capaces de defender con eficacia los intereses de una población necesitada de gestores con la calidad y firmeza de doña Ana Oramas. Y también, en la misma onda, de otro brillante luchador: el senador Narvay Quintero. Esperemos que ellos dos solos sean capaces de contrarrestar la sospechosa “moneda de cambio” que parece estar urdiéndose.

Felicidades a ambos por su buen hacer, y cuenten con la admiración y apoyo moral de quienes algo sabemos de esto.

 

 

Carlos Castañosa

elrincondelbonzo.blogspot.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.