Investigadores de la ULPGC indagan sobre la presencia de tóxicos en la leche

lecheEn el estudio se evalúa el nivel de exposición de la población canaria a contaminantes químicos.

Los investigadores del Grupo de Investigación en Medio Ambiente y Salud y del Servicio de Toxicología Clínica y Analítica de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria –ULPGC Octavio Pérez Luzardo, Maira Almeida González, Luis Alberto Henríquez Hernández, Manuel Zumbado, Eva Elisa Álvarez León y Luis Domínguez-Boada han publicado un artículo científico en la revista internacional Chemosphere, en el que indagan sobre el nivel de exposición de la población a contaminantes tóxicos persistentes a través del consumo de leche.

En el artículo, los investigadores evalúan el nivel de exposición de la población española, y en especial la canaria, a contaminantes químicos de alta persistencia ambiental y de conocidos efectos tóxicos, tales como los pesticidas organoclorados y los bifenilos policlorados, a través del consumo de leche, un alimento de elevado consumo en Canarias.

En este trabajo, los investigadores cuantifican los niveles de residuos de los dos principales grupos de contaminantes orgánicos persistentes:

  • Grupo de los pesticidas organoclorados, derivados de la actividad agrícola pasada (ya que están actualmente prohibidos) pero que, debido a su masiva aplicación entre los años 1950-1970, se encuentran aún presentes inalterados en el medio ambiente, por lo cual se introducen en la cadena alimentaria y tienden a acumularse en alimentos grasos, especialmente aquellos de origen animal, como la leche.
  • Grupo de los bifenilos policlorados, contaminantes de origen industrial, ampliamente fabricados y empleados en el mundo desarrollado, y que, pese a que están prohibidos desde hace unos 30 años, debido a sus características de estabilidad se han mantenido inalterados en el medio ambiente, por lo que también se incorporan a la cadena alimentaria.

Según informa desde la ULPGC, una de las principales novedades de este trabajo estriba en el hecho de que se hayan incluido, junto con las comerciales convencionales, leches de producción ecológica. Los resultados demuestran que, tanto las leches comerciales ecológicas como las convencionales, presentan residuos de estos contaminantes, aunque tales niveles están siempre por debajo de los límites máximos establecidos por la legislación europea y española.

Finalmente, la conclusión más preocupante del estudio es que el aporte máximo total de compuestos similares a las dioxinas puede alcanzarse en la población canaria sólo a través de la ingesta de los bifenilos policlorados similares a las dioxinas presentes en la leche, debido al alto consumo de leche de nuestra población y a la existencia de determinadas marcas de leche que presentan niveles muy elevados de estos contaminantes tóxicos persistentes. Estos datos son preocupantes ya que los contaminantes similares a las dioxinas se han relacionado con actividad carcinogénica (inducción de determinados tipos de cáncer), teratogénica (malformaciones), obesogénica (facilitadores de inducción de obesidad), y otras enfermedades.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.