La Inspección de Trabajo sanciona a varios hoteles de Tenerife

Inspección de Trabajo

Hotel La Siesta

A  raíz de las denuncias presentadas por CC.OO se confirma el trato discriminatorio a las camareras de piso

El sindicato había denunciado a la Inspección de Trabajo de Santa Cruz de Tenerife que tanto las camareras de piso como los camareros de bares pertenecen al mismo grupo profesional según el Convenio Colectivo de Hostelería de Santa Cruz de Tenerife y el Acuerdo Laboral Estatal de Hostelería.

Sin embargo, el plus salarial que estaba recibiendo cada grupo en los hoteles Jacaranda y La Siesta era muy diferente. Frente a los 352,85 y 515,12 euros brutos mensuales que perciben los camareros de bares por el mismo concepto, las camareras de piso percibían un plus salarial de 22,59 y 105,51 euros brutos mensuales, un hecho que el sindicato denunció como un abuso y un claro ejemplo de discriminación por género.

La Inspección de Trabajo reconoce que ha habido trato discriminatorio

Una vez investigadas las circunstancias, la Inspección de Trabajo reconoce en la denuncia presentada por el sindicato que sí se ha producido una situación que carece de justificación objetiva y neutra de un 93,60% y de un 79,52% en el plus salarial.

“Estos hechos contravienen el artículo 35.1 de la Constitución Española, el artículo 4.2.c del Estatuto de los Trabajadores y el Convenio de Hostelería de Santa Cruz de Tenerife, firmado por Servicios CCOO Canarias y las patronales del sector, que contiene cláusulas de no discriminación por razón alguna, sobre todo en materia retributiva por cuestiones de género”, señala CC.OO en un comunicado a través de su página web.

Asimismo el sindicato informa de que los hoteles serán sancionados. Estas actas de infracción se unen a la ya presentada en el Hotel Best Tenerife y a otras demandas similares contra establecimientos del sur de la isla.

Algo similar ha sucedido en el Hotel Hesperia de Lanzarote en relación a la aplicación del convenio colectivo, si bien en este caso el problema se debió a irregularidades en la externalización de los servicios y la precarización de las condiciones de trabajo de las camareras de piso. También CC.OO intervino en la presentación de la demanda cuya sentencia favorable ha sentado precedente en Canarias.

Los contratos precarios de los trabajadores de Meliá

El Ilustrador

3 comentarios
  1. Hasta la fecha, existen cientos de resoluciones de la inspección de trabajo, sancionando a las empresas por incumplir las medidas preventivas para este colectivo y que las empresas siguen sin cumplir, aun habiendo recurrido o pagado las sanciones.
    En estos dos casos leída y releída la resolución de la inspección les puedo garantizar que en ninguna de ellas aparece reflejado el colectivo de las camareras de pisos, que además la propia Inspeccion no será quien tenga que establecer si existe o no discriminacion salarial en un solo colectivo, ya que de entender igual trabajo, igual salario en clasificación profesional y no en categoría profesional, sería una nueva forma de entender el trabajo y la retribución salarial, sobre todo por que desde la categoría I hasta la V, engloban todas las categorías profesionales y no solo una que queda muy bien para la demagogia de algunos pero tendrán que ser las sentencias en los juzgados las que modifiquen los criterios y sobre todo las que anulen el convenio provincial que es el que establece un salario base de partida y la obligatoriedad del reparto porcentaje de servicio de la antigua ordenanza laboral de hostelería, que es la culpable del reparto del tronco de porcentaje de servicio correspondiente al 15% de la facturación general y del 21% del la limonada. Por puntos y categorías profesionales. Les recomiendo la lectura de la sentencia del tribunal supremo Sentencia de 24 de junio de 2010,
    RECURSO DE CASACIÓN Núm: 4113/2009 sobre este convenio y el reparto del que hablábamos. Cita la misma textualmente ” Entrando, pues, en el fondo del asunto debemos ahora afirmar que la doctrina correcta es la que sostiene la sentencia de contraste. En efecto, según afirma su Fundamento de Derecho Único, se debe aplicar en sus estrictos términos el artículo 52 de la Ordenanza de Hostelería, aplicable por remisión del artículo 31 Convenio Colectivo, y calcular el 15 por 100 destinado al servicio “sobre el importe neto de las facturas satisfechas, es decir, una vez deducido el IGIC correspondiente”, esto es los impuestos. Y la razón de ello no puede ser más evidente: si la empresa carga en la factura al cliente un 15 por 100 destinado al servicio -detalle que, dicho sea de paso, puede aminorar y hasta suprimir la generosidad del cliente a la hora de dejar alguna propina- es claro que es ese 15 por 100, y no ninguna otra cantidad menor, la que debe destinarse al complemento debatido. Es decir, el empresario debe limitarse a pagar con una mano lo que previamente ha cobrado con la otra con destino a idéntica finalidad: retribuir el servicio de sus empleados -en esta parte complementaria- con exactamente la cantidad que el cliente ha pagado en tal concepto. Cualquier proceder contrario, en el sentido de aminorar esa cantidad, perjudica indebidamente al trabajador y defrauda la confianza del cliente. Pero, sobre todo, infringe los preceptos citados de aplicación al caso.

    Por lo que hasta que un cambio de sentencia judicial no podremos afirmar la discriminacion de la que se habla, ya que la misma emana del convenio provincial firmado por los propios denunciantes a la inspección de trabajo y de las sentencias judiciales hasta la fecha.

  2. Me parece perfecto.Pero deberían de ir por todos .Digo todos los hoteles del sur de Tenerife para que vean cómo no están explotando que yo tengo que ir al traumatologo por causa de tanta carga de trabajo que me ponen .Por favor hay que denunciar todo está precariedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.