La inmigración ilegal genera inseguridad en Maspalomas

inseguridad en Maspalomas

Captura del vídeo de la pelea en un parking de San Fernando de Maspalomas

La inseguridad en Maspalomas obliga a reforzar la presencia policial al sur de Gran Canaria

Anselmo Pestana, delegado del Gobierno en Canarias, insiste en que la inseguridad en Maspalomas y, en general, en todo el sur de la isla de Gran Canaria, es una percepción que “no se corresponde con los datos”. No obstante, y tras los últimos altercados que se han producido entre inmigrantes ilegales bien en los establecimientos turísticos de acogida bien en las calles, se ha decidido incrementar la seguridad con la presencia de 40 efectivos más de la Policía Nacional.

Los agentes patrullarán por las zonas cercanas a los complejos turísticos en los que están alojados los inmigrantes llegados a la isla en patera durante los últimos meses. Recordemos que esta fue la solución proporcionada por el Gobierno regional para hacer frente a la crisis migratoria que llegó a concentrar a casi 3.000 personas en el muelle de Arguineguín en condiciones insalubres. No obstante, lo que en principio se planteaba como una medida provisional lleva meses prolongándose sin que el Ejecutivo central o autonómico ofrezcan una solución definitiva al problema.

Deportaciones a quienes no cumplan con el perfil de vulnerabilidad

Sorprende en esta nueva crisis migratoria en Canarias el perfil de quienes llegan a las islas en pateras. Muchos de ellos son jóvenes que, aún habiendo llegado al archipiélago de manera irregular y tras haber sido acogidos con todas las garantías de seguridad y manutención, protagonizan episodios violentos entre ellos.

Un ejemplo es el que se produjo la semana pasada en un establecimiento turístico de Puerto Rico en el que los implicados llegaron a lanzar parte del mobiliario contra la Guardia Civil. El más reciente es una pelea en la Plaza del Hierro de San Fernando de Maspalomas que fue grabada por un vecino de la zona y que no tardó en circular por las redes sociales.

A pesar de tratarse de enfrentamientos puntuales, este tipo de enfrentamientos no solo provocan inseguridad en la ciudadanía sino que alimentan un discurso xenófobo que tampoco tiene justificación. La pronta reapertura de las fronteras en Marruecos y Mauritania agilizará la repatriación de aquellas personas que no cumplan con el perfil de vulnerabilidad o que resulten conflictivas.

 

El Ilustrador

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.