Informe sobre el sexismo en el lenguaje

RAE‘Si se aplicaran las directrices propuestas en estas guías en sus términos más estrictos, no se podría hablar’.

 

Los catedráticos de la RAE han estudiado en profundidad las nueve guías sobre el sexismo en el lenguaje presentadas por varias comunidades autónomas, sindicatos y colectivos ciudadanos y han sido contundentes en las conclusiones de su informe: si se aplicaran estrictamente las directrices propuestas en estas guías, “no se podría hablar”.

Desde la RAE se insiste en que “no se trata de sexismo, sino de lenguaje” y que el uso genérico del masculino para designar a los dos sexos nada tiene que ver con la discriminación a la mujer. En este sentido, el pleno de la RAE ha suscrito un informe del académico Ignacio Bosque sobre Sexismo lingüístico y visibilidad de la mujer que puede consultarse íntegramente en el boletín oficial de la Academia en el que se advierte del conflicto de competencias que supondría la aplicación de las recomendaciones descritas en esta guías –algo totalmente legal, aunque ‘inviable’ y ‘erróneo’- ya que “contravienen no solo normas de la Real Academia Española y la Asociación de Academias, sino también de varias gramáticas normativas, así como de numerosas guías de estilo elaboradas en los últimos años por muy diversos medios de comunicación”. Bosque considera que el principal problema es que estas guías extraen “una conclusión incorrecta de varias premisas verdaderas”, porque si bien es cierto que existe discriminación de la mujer en la sociedad, no es justificable promover un cambio radical en el lenguaje basándose en “la relación sistemática entre género y sexo”, una relación arbitraria que además califica de ‘sexista’ al grupo ampliamente mayoritario que no se siente excluido con este uso del lenguaje.

“¿Qué se supone que ha de pensar de sí misma una mujer que no se sienta excluida de la expresión ‘Se hará saber a todos los estudiantes que…’ por mucho que la Generalitat Valenciana le diga que la están discriminando?” Las guías analizadas “son poco flexibles en este punto”, subraya Ignacio Bosque.

Separar sexismo y lenguaje se ha convertido en una prioridad para la Academia que respalda en este informe la idea de que “existen en nuestra gramática y nuestro léxico aspectos firmemente asentados” que nada tienen que ver con estos aspectos sexistas.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.