Jueves, 30.10.2014

Tarjeta de Embarque
El Cobertizo
Cinescopado
Tortilla Literaria

De Sevilla a Santiago 8 Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 
Tarjeta de Embarque
Martes, 07 de Septiembre de 2010

PortugalValeriano Pérez

Domingo, 27 de junio de 2010. Después del desayuno, menos suculento que los anteriores, salimos a dar un postrer y tempranero paseo por la ciudad y seguimos el inicio de ayer con la intención de ver en activo su mercado que, en contra de toda lógica al ser hoy domingo, está cerrado

Seguimos pues la, ahora solitaria Avenida Sa da Bandeira, hasta llegar a la Plaza de la República y nos acercamos al Parque de Santa Cruz o Jardín da Sereia que data del siglo XVIII y que cuenta con una bonita e impresionante fuente azulejada en su entrada: la Fonte da Nogueira. Curioseamos un rato aquí para volver a la plaza de la República y por  la Rua Alexandre Herculano, salimos al acueducto de San Sebastián, que es la puerta de entrada del Jardín Botánico, también del siglo XVIII, por la que entramos y recorremos la parte permitida al publico.

Aún así tiene un gran interés por la variedad de especies que encierra, muchas de ellas tropicales, por lo que pienso que Adrián gozaría aquí, pues la zona no visitable llega al río y tiene hasta un bosque de bambú. Seguimos nuestro paseo pasando por el seminario hasta bajar a la rua do Brasil y continuar hasta el llamado “Parque Verde do Mondego”  a  orillas de ese río y seguir a su vera hasta el parque Dr. Manuel Braga.

Ya nos vamos al hotel y camino de él, veo debajo de un balcón de un edificio cercano, una placa que reza así: “De esta varanda, Humberto Delgado, falou a populazao de Coimbra en 31 de Maio de 1958”. Humberto Delgado (1906-1965), militar y político portugués; general de la fuerza aérea, participo en el golpe del 28-05-1926, epílogo de la 1ª República. Candidato de la oposición democrática en 1958 protagonizó   una campaña marcada por grandes manifestaciones populares contra la dictadura por lo que se le conoció como “El General sin miedo”. Fue asesinado por la Pide (policía política portuguesa) en Villanueva del Fresno (Badajoz) el 13-02-65 y enterrado en España. Tras el 25 de Abril, se exhumó su cuerpo y fue devuelto con honores a Portugal. Sobre su ataúd se podía leer: “A ti te decimos, general Humberto Delgado; Hay un novo orden en Portugal, podes morir descansado”.

Y tras esta breve incursión en el reciente pasado portugués motivada por haber leído en su día en la prensa local ese último adiós al militar y político, a las 12 decimos adiós a Coimbra y nos vamos hacia Oporto. Camino de Oporto pasamos por Aveiro, que ha estado siempre ligada al mar y a la pesca. En el siglo XVI una enorme tempestad le privó de su próspero puerto y en el XVIII se construyó un dique que le devolvió el acceso al mar, creando un espacio de lagunas, salinas y arenales que la hacen ser una ciudad surcada por los canales que forma el río Vouga. Vamos por la EN 109, hacia el sur de la ría avanzando paralelo a la  enorme lengua de arena que la separa del mar abierto, con la intención de bañarnos en la mar salada pero llegando a la “airosa” playa de La Barra, el viento y el fuerte oleaje nos obliga a mojarnos solo los pies.

Nuestra idea era seguir por este lado hacia So Vicente, en busca de la reserva Natural de Sao Jacinto, pero hay un ancho canal (la entrada de la ría) que no lo permite por lo que debemos volver por donde vinimos. El coche delata bajo nivel de aceite y, para evitar males mayores,  nos  detenemos en una estación de servicios a comprar un litro que arregla el problema y, sin más incidencias, siguiendo la A1, llegamos a Oporto. Oporto (en portugués Porto = Puerto) tiene 225.000 habitantes y es la gran ciudad del noroeste de Portugal asentada a orillas del río Duero (Douro) que desemboca cinco km. más adelante en el océano Atlántico. Entre sus ciudades satélites se encuentran Leixoes (con puerto para barcos de gran tonelaje) y Vila Nova de Gaia, localidad donde están las grandes Portugalbodegas de su famoso vino generoso (el Oporto) que se empezó a exportar en el siglo XVII, fundamentalmente al mercado británico.

Oporto en el siglo XIX se identifica con el liberalismo y con la heroica defensa de la ciudad sitiada por las tropas absolutistas. La ciudad tiene concedido el titulo de: Antigua, Muy noble, Siempre Leal e Invicta. Ha crecido con nuevas vías y medios de transportes, el tren, los puentes de hierro, el tranvía (llamado el americano), los barcos de vapor, etc. Las dos orillas están unidas gracias a seis airosos puentes: al 1º, de do Freixo, le siguen el Sao Joao, el Maria Pía (construido en 1876 sobre un proyecto del francés Eiffel); el do Infante; el más céntrico de Luís I y el último: el do Arrábida, casi siempre semioculto por una densa niebla. (A finales del siglo XX fueron alzados dos puentes gemelos de hierro: el de Dona María Pía en 1877 y el de Don Luís I en 1886 con su gran arco de 172 m. de luz que tiene dos tableros y por uno de ellos pasa el tren). El 3º puente importante, el de la Arrábida,  es el más cercano al mar y con sus 270 metros de luz fue en 1963 el mayor del mundo en hormigón Portugalsosteniendo un tablero de 500 m de largo y unos 70 metros de altura.

Con estas dimensiones su estampa resulta espectacular, sobre todo a la puesta del sol o cuando se ve parcialmente envuelto por la densa niebla. Oporto se asienta sobre la antigua Cale romana Fue luego visigoda y árabe hasta que éstos la abandonaron a finales del siglo XI. En ése periodo el territorio comprendido entre el Miño y el Duero fue llamado  Portus Cale o Portucale y de ahí proviene el nombre actual del país.

Al igual de lo que sucede en Barcelona, con respecto a Madrid o en Milán, con respecto a Roma, en Oporto reside el motor económico de un país que prima el gasto público en la capital. No en vano el refrán ya reza que “Lisboa presume y Oporto trabaja” lo que explica que esta ciudad abandere el, hasta ahora frustrado, movimiento autonomista.

 

 

 

Valeriano Pérez

Fotografía: Enrique Vera

 

 

 

 

2009-2014 © El Ilustrador digital

El Ilustrador digital usa cookies para mejorar la experiencia de navegación de nuestros usuarios. Al navegar por nuestra web aceptas el uso de cookies. Normativa.

Acepto las cookies de esta web .