Íncubos modernos

ÍncuboEl caso de ‘el ente’ y Carla Moran.

A mediados de los años 70 se realizó en Estados Unidos una investigación en torno a las agresiones nocturnas denunciadas por Carla Moran, una joven madre de San Diego que acababa de quedarse viuda y a cargo de dos hijos.

Una serie de extrañas pesadillas alarmaron a Carla Moran hasta el punto de que decidió acudir al psiquiatra. En ellas, sentía la presencia de un ser invisible que la tocaba, la empujaba e incluso había llegado a violarla. Además, en la casa empezaban a suceder cosas inexplicables: ruidos, objetos que cambiaban de lugar y la sensación de que alguien más ocupaba aquel espacio.

Los exámenes psiquiátricos, sin embargo, demostraron que Carla Moran no estaba enferma, por lo que era necesario replantearse el origen de aquellos extraños sucesos desde otra perspectiva. Un grupo de investigadores de la Universidad de California se interesó por el caso y bajo la dirección de psiquiatra Howard Lond, decidieron estudiar este fenómeno. Convencido de que el origen estaba en Carla y no en su casa, fabricaron una reproducción exacta de su habitación en otro lugar preparado con cámaras para registrar todo lo que sucedía.

Pasaron varias semanas hasta que ‘el ente’ apareció, pero lo que registraron los investigadores fue tan sorprendente como inexplicable. Azotada por una serie de convulsiones, Carla se retorcía sobre la cama. Su piel se hundía como si una mano invisible la tocara y una esfera luminosa rodeaba su cuerpo. Tras el suceso, la víctima presentaba contusiones y heridas provocadas por los golpes y el informe ginecológico confirmaba la existencia de lesiones internas propias de una violación.

No hubo nunca una explicación concluyente acerca de lo ocurrido pero, para fortuna de Carla Moran, con el tiempo las visitas de ‘el ente’ fueron cada vez menos frecuentes hasta que finalmente éste desapareció de su vida.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.