¡ESPELUZNANTE!

Carlos Castañosa

Cual película de terror o pesadilla delirante. Estaba cantado sin música pero con letra. Se esperaba la fechoría de los directivos corrosivos de Iberia tras el Laudo  – de obligado cumplimiento –  y nada han tardado en descolgarse con el despido de una docena de delegados sindicales por secundar una huelga.

Despedidos 14 miembros del sindicato de Iberia

Grave es la salvajada de estos animales desalmados, amorales, presuntamente corruptos y evidentemente indecentes, que desde la prepotencia y abuso de poder, acosan a los trabajadores en un proceso previamente diseñado para desmantelar  una compañía que lo fue de bandera, formando parte importante del sector estratégico  en un Estado de Derecho que hoy ha quedado indefenso,  porque todas y cada una de las empresas que configuraban el tejido productivo oficial  han sido, están siendo,  paulatinamente regaladas a los amigos o abandonadas en manos de potenciales amenazas para nuestra soberanía nacional. El desmoronamiento está servido.

Con el logo de British Airways desembarcaron los mismos filibusteros de hace cinco siglos. Con diez cañones por banda, contrataron a los mercenarios más sangrientos, captados en las cloacas bankarias donde las ratas devoran carroña. Les ofrecieron sustanciosos tesoros para que, viento en popa, salieran  fuera a  martirizar conciencias y roer la moral de las gentes incautas que habían aceptado, a toda vela, la amistad “de igual a igual” ofrecida por los subrepticios invasores. Los sicarios de dentro, bien pagados, no corta el mar sino vuela, allanarían el camino de la usurpación corsaria; un velero bergantín con la bandera negra de calavera y tibias cruzadas arriada para engañar con la Union Jack ondeando fatua nobleza y ansias de rapiña, en bajel pirata que llaman…

Cuando un  Pueblo ve pisoteada su dignidad  por injerencias externas, el Jefe del Estado, el Presidente de la Nación y su Gobierno, deben asumir la incuestionable responsabilidad de defenderlo sin vacilación, con firmeza y con el apoyo de los principios morales que han escrito la historia gloriosa de una Tierra que hoy se ve humillada por el menosprecio  internacional   y el cruel acoso a su patrimonio nacional.

Es lamentable la pasividad de nuestras autoridades que, con el conocimiento exacto y profundo de la tropelía que se está cometiendo en Iberia, desvían su mirada y la atención para propiciar la impunidad y despotismo de unos pocos  pero peligrosos felones que, a pesar de su vergonzante historial  y  trayectorias indignas, ahí siguen con el doble objetivo de siempre: destruir y volver a su alcantarilla forrados de dinero ajeno.

Si además de negarse a cumplir el Laudo obligatorio para las partes, revientan la paz social recomendada en el documento, la intencionalidad es flagrante y alejada de cualquier duda. Doloroso resulta que se regodeen con las vejaciones de su prepotencia feudal ante la dejación de autoridad institucional que les otorga derecho de pernada por silencio administrativo.

No son valientes, sino insensatos y enloquecidos especímenes ajenos a la condición humana. Debieran saber, pobres estúpidos, que la historia se repite y que los problemas económicos siempre se solucionan con dinero, pero los conflictos sociales revientan cuando ya no pueden sobrevivir a la injusticia continuada.

Debieran recordar la cita de J.M. Adán Carmona “Si no tienen pan, que coman pasteles”, referida a una tal María Antonieta. Aserto  que le costó una rebanadita de cuello.  (Es una pista, también, para los dirigentes mediocres y consentidores).

Regresen ustedes a las cloacas de las que nunca debieron salir, y dejen en paz a estas gentes que, sin su complicidad de sicarios, sabrán afrontar las asechanzas del enemigo.

 

 

 

Carlos Castañosa

http://elrincondelbonzo.blogspot.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.