3.000 personas al año sufren un ictus en Canarias

Ictus en Canarias

Día Mundial del ictus

A partir de los 40 años de edad aumenta el riesgo de padecer un ictus

El próximo domingo se celebra el Día Mundial del Ictus y desde el Colegio de Fisioterapeutas de Canarias se han dado a conocer datos reveladores sobre la incidencia de esta enfermedad en el archipiélago. Según estas informaciones, alrededor de 3.000 personas al año sufren un ictus en Canarias. La proporción es siempre mayor entre los hombres que entre las mujeres y los grupos de mayor riesgo están en franjas de edad por encima de los 40 años.

Los síntomas más comunes de que va a producirse un infarto cerebral son la pérdida de sensibilidad o movimiento en alguna parte de cuerpo, la pérdida del lenguaje o la capacidad de expresarse, el dolor de cabeza repentino o intenso (generalmente acompañado de vómitos), la falta de equilibrio y coordinación o la repentina pérdida de fuerza.

En el conjunto de España, el riesgo de padecer un ictus sigue aumentando. Las enfermedades cardiovasculares representan la primera causa de muerte en el país y alrededor de 250.000 personas sufren una cardiopatía cada año.

El porcentaje de casos de ictus en Canarias podría reducirse con los adecuados tratamientos de prevención

Para evitar esta enfermedad cerebrovascular es importante que las personas que pueden experimentar mayor riesgo incorporen a sus rutinas pautas de vida saludable: cuidar la dieta, reducir el consumo de sal, eliminar el tabaco y el alcohol, evitar el estrés, controlar enfermedades como la diabetes, controlar el colesterol… Otras cuestiones como la edad, la raza o el sexo también son determinantes a la hora de valorar el riesgo que existe de padecer una enfermedad cardiovascular, pero ésas no se pueden modificar.

Las personas que ya han sufrido un ictus en Canarias se someten de manera inmediata a un tratamiento de fisioterapia cerebral con el objetivo de mejorar la capacidad funcional. Tal como informan desde el Colegio de Fisioterapeutas de Canarias, el tratamiento debe comenzar en las primeras 24 horas tras haber sufrido este episodio, pudiéndose reducir hasta en un 80 % las secuelas del infarto cerebral.

Con el objetivo de que el tratamiento comience en la primera fase del ingreso hospitalario, en el Hospital Universitario Nuestra Señora de la Candelaria, en el Hospital Universitario de Gran Canaria Doctor Negrín y en el Hospital Universitario Insular de Gran Canaria existen unidades específicas para ello.

 

 

El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.