El enigma de los huevos gigantes de Lanzarote

huevos gigantes de Lanzarote

Investigaciones de 2012/ Cabildo de Lanzarote

Desde los años 60 se estudia la aparición de unos huevos fósiles de grandes dimensiones para averiguar si provienen de aves gigantes

Los científicos podrían haber resuelto en parte el enigma de los huevos gigantes de Lanzarote, un misterio que lleva varias décadas siendo una incógnita para los investigadores. Estos huevos fósiles de grandes dimensiones fueron localizados en Órzola, al norte de la isla, y en La Graciosa, en la década de los setenta del pasado siglo y hasta ahora no se habían obtenido datos tan esclarecedores acerca de su hipotética procedencia.

Se sabe que los huevos gigantes de Lanzarote tienen una antigüedad de entre 3 y 5 millones de años en tanto que fueron hallados en una playa fósil de antigüedad pliocena inferior. En el momento de su localización el origen de estos huevos fue atribuido a aves gigantes terrestres no voladoras del orden Ratites, pero los recientes estudios de los investigadores del Instituto de Oceanografía y Cambio Global (IOCAG) han demostrado que probablemente esta hipótesis es errónea.

Los huevos gigantes de Lanzarote podrían haber pertenecido a pardelas

El misterio que durante años ha acompañado a estos huevos parece no tener tanto de enigmático. Las pruebas realizadas por los expertos de la ULPGC y el IOCAG conducen a otras conclusiones. Por ejemplo, que las aves gigantes tenían muchas complicaciones para llegar a otras islas, por lo que su presencia en el archipiélago habría sido bastante limitada. Por otro se realizado una complejo estudio comparativo entre la calcita presente en las cáscaras de huevo, los fluidos corporales y el agua que bebían las aves hasta determinar que se trataba de una especie que anidaba en las islas pero tenían un comportamiento semi-acuático, algo que no tendría un ave gigante.

Así pues se ha determinado que con mucha probabilidad los huevos gigantes de Lanzarote pudieron pertenecer a pardelas, no a aves monstruosas. En los diferentes niveles de estos yacimientos también aparecieron fragmentos de huevos fósiles de tortuga, la vértebra de una serpiente boa y centenares de fragmentos de huevos de galápagos y ofidios.

 

 

El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.