Hubo dudas sobre la autoría del 11-M

El CNI no certificó la implicación de ETA en los atentados.

Según revela el ex presidente José María Aznar en la segunda entrega de sus memorias, dos días después del atentado de los trenes en Madrid el 11 de marzo de 2004, el Centro Nacional de Inteligencia –CNI- aún no estaba en situación de descartar ninguna de las dos alternativas referentes a la autoría del siniestro: integristas islámicos o miembros de la banda terrorista ETA.

Jorge Dezcallar, el por entonces director del CNI, se encargó de remitir a José María Aznar el informe sobre las primeras investigaciones llevadas a cabo. A día 13 de marzo de 2004, las declaraciones de Dezcallar en dicho documento fueron que “No estamos en condiciones de respaldar o rechazar ninguna de las dos grandes alternativas en presencia”.

Asegura Aznar en un fragmento de sus memorias que “Ni antes ni después del atentado se ha detectado absolutamente nada ni dentro ni fuera de España que pudiera indicar una preparación o satisfacción por lo que ha ocurrido. El silencio es total, como atestiguan todos los contactos mantenidos con los servicios de Inteligencia de nuestro entorno o el mundo árabe. Nadie ha detectado nada, ni antes ni después (y eso que la NSA de Estados Unidos lleva veinticuatro horas dedicada a este tema con la máxima prioridad)”.

Hasta bien entrada la mañana del 13 de marzo de 2004, las pruebas no habían sido concluyentes para determinar que la autoría del ataque era de terroristas islámicos. Sin embargo, el ministro del Interior en ese año, Ángel Acebes, siguió insistiendo durante sus intervenciones de la tarde en que “la prioridad en la investigación es la banda que lleva 30 años matando y 900 muertos”, refiriéndose a ETA y sugiriendo además una colaboración internacional entre terroristas.

 

 

El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.