Hablando de libertades

Libertades

Aeropuerto

Plausible iniciativa de las autoridades canarias en orden a potenciar la actividad comercial a partir de nuestros condicionantes geoestratégicos.

A tal fin se ha recabado una prospección operativa de la internacionalización de la economía canaria a sendos organismos especializados: “PwC” y “GBL Investrategic”.

Aunque no se trata de una competición oficial con otras posibles opciones, el análisis desarrollado y presentado tras el estudio, indica unos satisfactorios resultados comparativos en favor de Canarias. En competencia con Casablanca, Dakar y Accra, salimos muy favorecidos en seguridad jurídica, fiscalidad y atracción de talento. Pero adolecemos por defecto en idiomas y en conectividad aérea y marítima, donde ahí nos ganan los demás.

La perspectiva original de potenciar relaciones comerciales con África Occidental, contempla como prioritario el concepto Hub  –“cubo” en inglés– (pieza que aglutina los radios en el centro de una rueda)  que, en términos aeronáuticos, define un aeropuerto en el que las aerolíneas pueden establecer un centro de conexión y distribución de sus vuelos. Este diseño de tráfico en estrella optimiza los enlaces aéreos  y la eficacia de su red, en favor de la rentabilidad operativa y amortización de inversiones.

En el caso de Canarias, además de los objetivos africanos, a partir de una ventajosa  tricontinentalidad, puede contemplarse además el escenario múltiple de USA, Centro y Sudamérica, y por supuesto Europa vinculada a nuestra protegida ultraperiferia.

¿Por qué en condiciones geográficas y estratégicas favorables no encabezamos también este parámetro operativo?

Reincidamos en otra antigua reivindicación: La 5ª LIBERTAD DEL AIRE. Repasemos el concepto. Son 9 las libertades que forman un conjunto de derechos que garantizan los movimientos de las aerolíneas en el espacio aéreo de otros estados (Chicago 1944).

La 1ª: Simple derecho de sobrevuelo sobre un tercer país. 2ª: Derecho de aterrizaje por razones técnicas (avería o repostaje) en un Estado intermedio entre origen y destino. 3ª: Derecho solo a “desembarcar” pasajeros, carga o correo en una escala intermedia. 4ª: Derecho solo a “embarcar” lo mismo en dicha situación.

La 5ª: (compendio de 3ª y 4ª) permite embarcar y desembarcar pasajeros, carga y correo en el aeropuerto de un país extranjero entre origen y destino. Esta es la fundamental para el éxito comercial y operativo de las aerolíneas, para el Estado de bandera del operador y, especialmente, para el territorio intermedio; cual sería el caso de Canarias por los condicionantes ya descritos.

La asunción de la 5ª libertad daría acceso a las cuatro siguientes, para convertir al archipiélago en un Hub tricontinental, lo que supondría la implantación de los hinterland aeroportuarios, de delegaciones y bases empresariales, nacionales y extranjeras, en favor de nuestra comprometida y focalizada economía.

En el año 2013, la diputada Dª Ana Oramas propuso en el Parlamento de la Nación un proyecto de Ley para la aplicación de la 5ª libertad del aire en Canarias. Muy bien acogida, con promesa electoral incluida y ratificada en el discurso de investidura del Sr. Rajoy. A posteriori  fue rechazada sin explicación plausible.

La brillante propuesta de la Sra. Oramas iba acompañada de otra, también fundamental para la supervivencia económica de Canarias: La coparticipación en la gestión aeroportuaria. Para entonces estaba ya en marcha el proceso de privatización de AENA. A pesar de alegar el Art. 33 del Estatuto de Autonomía (exclusivo para Canarias) como salvaguarda de las competencias “cuando el Estado no se reserve la gestión directa, deben pasar automáticamente a la Comunidad”, supuso impedimento suficiente para sufrir el  carpetazo a ambas solicitudes.

Esperemos que las autoridades actuales, en virtud del interés demostrado al contratar a tan señeros especialistas, en orden a aprovechar los datos y conocimientos adquiridos, retomen la gestión política que auspició en su día la Sra. Oramas, y la protejan con el apoyo suficiente que tanto le faltó entonces en la circunstancia descrita.

Lo de los idiomas es otro handicap que también tiene arreglo, como todo lo que solo necesita voluntad política para ser resuelto.

 

 

Carlos Castañosa

elrincondelbonzo.blogspot.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.