Grecia, sin corbata

José Manuel Adán

Después de la segunda guerra mundial muchos de los pilotos que habían participado en ella se quedaron sin trabajo. Algunos, después de muchas vicisitudes lograron enrolarse en alguno de los denominados “Circos Volantes” donde las acrobacias de los pilotos jugándose la vida que no habían perdido en la guerra era el principal aliciente.

Una de las figuras acrobáticas en esa época prácticamente imposible de realizar era el “rizo exterior”. Así como el rizo interior era sencillo (en el argot aeronáutico un simple “looping” normal), el exterior se realiza describiendo una trayectoria de vuelo circular y cerrado en un plano vertical que pasa por las acciones de descenso, vuelo invertido y ascenso a línea de vuelo. Esta última fase de ascenso debe realizarse con una gran potencia del motor y si la relación entre la potencia y el peso de la aeronave era inferior a la unidad, el avión entraba en pérdida y  si la maniobra se realizaba a baja altitud, se estrellaba, además de la gravedad negativa que se ejercía sobre el piloto, lo que le estampaba la cara  contra el asiento dificultando la maniobra. Hasta que no se construyeron aviones de poco peso y mucha potencia no se logró realizar el rizo exterior.

El rizo exterior que en la actualidad quiere realizar Grecia mediante el desprecio a la austeridad como reducción del gasto pero concediendo vía decreto  salarios elevados en la función pública (los conductores de ministerios ganan 4.000 euros), aumentando los salarios mínimos lo que frenará el  empleo, el intento de impago la deuda, el volver a emplear  los funcionarios despedidos, la promesas de conceder una vivienda a los griegos, la jubilación a los 55 años e intentar un aumento de salarios que ganaban un 50% más que los alemanes, por lo que  vivían muy por encima de sus posibilidades y los rescates de la troika que imponen unas obligaciones que ahora quiere el descorbatado Presidente del Gobierno griego incumplir simula el intento de realizar un rizo exterior sin la potencia suficiente. Grecia quiere continuar viviendo por encima de sus posibilidades sin tener los fondos suficientes que las sustenten.

En mi opinión la raíz de estos problemas, y creo que no será el último procede de la liviandad con que muchos  países europeos han entrado a formar parte de la Unión Monetaria sin haber cumplido los requisitos de Maastricht e incluso ayudando  a su disfraz con objeto de eludir dichos requisitos, con tal de conseguir una Europa mayor.

Pero la estructura no es lo suficientemente sólida. Ahora Grecia que representa un2% del P.I.B de Europa y es un pequeño país con una deuda del 174 % de su P.I.B y un paro mayor que el de España, se quiere permitir  el incumplimiento del pago de deuda que en el caso español asciende a 26.000 millones de euros. Muchos opinan que Grecia por ser la cuna de la democracia debe estar siempre en Europa. Yo creo que los griegos que instituyeron la democracia no son los actuales descorbatados y Grecia, que en la actualidad necesita  en dos meses 10.000 millones de euros y pretende vivir siendo financiada por los demás países acreedores, debe salir e de la Unión Monetaria aun quedando en la Unión Europea, hasta que solucione sus problemas. La denominada “Grexit” iría posiblemente acompañada de una quita de su deuda ahuyentando a los inversores ,aumentaría considerablemente su inflación pero no considero que lastraría el crecimiento de la eurozona y haría reflexionar a los países que se encontraran en circunstancias parecidas en cuanto a la veleidades de impago de sus deudas respectivas.

Si la troika decide una quita de la deuda griega tendrá muy difícil explicar dicha quita a los países acreedores y por otra parte  mostrará que se puede seguir gastando sin límite y no pasa nada, lo que será un ejemplo pernicioso para los países que, como el nuestro en el que gracias al paramecio Registrador y al Contador de Nubes pero  asentado en el Consejo de Estado  a perpetuidad, tenemos a los descorbatados en la sala de espera.

Los seguros contra el impago que los inversores pueden contratar  para cubrir una quiebra previsible  (credit default  swaps), otorgan una posibilidad del 70% a favor del incumplimiento de los compromisos de deuda del ejecutivo griego en los próximos cinco años. Standar & Poor`s ha puesto en revisión el coeficiente B de seguridad  de pago de Grecia al considerar que las propuestas económicas actuales son incompatibles con los compromisos del anterior ejecutivo. A consecuencia del anuncio de las primeras medidas de los descorbatados, la bolsa griega perdió un 9,4 %

Creo que la troika concederá a Grecia un aplazamiento de la deuda en vez de  señalarle la puerta de salida. Ese aplazamiento supondría el mantenimiento de una deuda permanente y un perjuicio para los países que creyendo que en Grecia gobernaban los antiguos fundadores de la democracia se quedan ahora perplejos.

Grecia al no tener la potencia financiera suficiente más tarde o temprano se encontrará en situación de quiebra (como la “pérdida” del rizo o lazo exterior).

Al final parece que todo es cuestión del nudo de la corbata.

 

 

José Manuel Adán

Economista e Inspector de Finanzas del Estado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.