Polémica por la donación de la Fundación Amancio Ortega al Gobierno de Canarias

Fundación Amancio Ortega

Acuerdo entre la fundación y el Gobierno canario

La Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública critica el entusiasmo mostrado por el presidente del Ejecutivo canario

“Ante el entusiasmo que derrochan por este motivo tanto el Presidente Clavijo como el Consejero Baltar no podemos sino sonrojarnos de vergüenza ajena”, declara la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP) en un comunicado hecho público a través de su página web.

La Federación insiste en que por dignidad y por sentido común la Comunidad Autónoma no debería sentirse agradecida ante esta forma de caridad proveniente de una de las mayores fortunas personales del Estado, la de Amancio Ortega. Destaca en este sentido que Canarias debe aspirar a la adecuada financiación a través de una fiscalidad progresiva que priorice las necesidades de mayor importancia como lo son las relacionadas con la Sanidad.

La Fundación Amancio Ortega sólo es una fachada de altruismo

Tal como ha denunciado la FADSP, empresas y fortunas como la de Amancio Ortega no tendrían que “demostrar no su filantropía sino su obligación de contribuir al erario público de forma proporcional a sus beneficios y en la misma proporción que el resto de los contribuyentes”.

En este sentido la Federación ha destacado que muchas de estas ‘fundaciones filantrópicas’ (entre ellas la Fundación Amancio Ortega) funcionan para lavar la imagen de las empresas que tienen detrás y que no muestran respeto por las condiciones laborales de los trabajadores que tienen contratados por todo el mundo.

“Si tan preocupada está por la salud, teniendo en cuenta que su ropa se elabora en gran parte deslocalizada en países como Marruecos o Bangladesh, que mejore las condiciones de trabajo de las personas que directamente o mediante subcontratas trabajan en condiciones de explotación y grave riesgo para su salud y su vida, y que trabaje para corregir las violaciones de los derechos humanos que se producen en la cadena de producción textil. Todavía está muy fresco el recuerdo de la tragedia del Rana Plaza, cerca de Bangladesh, con 1.134 muertos y más de 2.500 heridos”, recuerda la Federación en su página web.

 

 

El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.