Fuerteventura registró 424 víctimas de violencia de género en 2020

 víctimas de violencia de género

Reunión sobre Igualdad y Víctimas de Violencia de Género

El Estado de Alarma provocó un aumento de la conflictividad intrafamiliar

La Consejería de Políticas Sociales, Formación y Recursos Humanos del Cabildo de Fuerteventura que dirige Victor Alonso, ha realizado el balance del año 2020 en materia de Igualdad y Víctimas de Violencia de Género.

La Red de Insular de Centros y Servicios Especializados en la Atención a Víctimas de Violencia de Género, dependiente de la Consejería de Políticas Sociales, Formación y Recursos Humanos del Cabildo de Fuerteventura, ha informado que atendió durante el pasado año un total de 424 casos de víctimas de violencia de género en la isla majorera, correspondiendo 325 de esos casos a mujeres que sufrieron alguna situación de violencia de género, y 99 el número de menores afectados por esta lacra.

Desde el Dispositivo de Emergencia para Mujeres Agredidas (DEMA) durante 2020, se atendieron a 158 víctimas de violencia de género, de las que 132 corresponden a casos de mujeres y 26 a casos de menores. En cuanto a los recursos de acogida, de enero a diciembre de 2020 se dio cobertura a un total de 43 mujeres y menores víctimas. En el Centro de Acogida Inmediata se atendieron a 22 víctimas de violencia machista; mientras que el recurso de la Casa de Acogida, ofreció asilo y asistencia especializada a 21 mujeres y menores.

Ligero aumento de las víctimas de violencia de género

Con respecto a años anteriores, se ha observado un mantenimiento en el número de casos atendidos desde la Red Insular, ya que el año 2019 cerró con un total de 412 casos de víctimas de violencia machista. En cuanto a las atenciones del DEMA durante el año 2019, la cifra se situó en idéntica cifra a la del 2020, 158 víctimas de violencia machista.

El Servicio Especializado de Atención a Víctimas de Violencia de Género, explica que no se ha producido un gran aumento de casos durante la situación de Estado de Alarma por el COVID-19 con respecto al mismo periodo de años anteriores. Las circunstancias sociales y personales de muchas mujeres y madres imposibilitaba la denuncia de su situación (procedimientos judiciales suspendidos, convivencia 24 horas con el agresor, pérdida de empleo y aumento de la dependencia económica, etc.).

Sin embargo, sí se constató un aumento de la conflictividad intrafamiliar durante el periodo del Estado de Alarma debido, además de los factores antes mencionados, a la falta de habilidades y recursos personales, tanto de madres y padres como de menores; la situación de confinamiento completo y prolongado en el hogar, la falta o pérdida de recursos económicos, etc.

 

El Ilustrador

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.