‘Fuego’

‘Fuego’Una pasión que no arde.

Tras un atentado de ETA en el que pierde a su mujer y su hija queda gravemente herida, Carlos, un policía que trabaja en el País Vasco –José Coronado, Los últimos días, Hijos de Caín– reinicia su vida en Barcelona. A pesar de que más de una década después de lo sucedido su vida y la de su hija parecen haber encontrado cierto equilibrio dentro de la tragedia, el fuego de la venganza continúa ardiendo en el interior de Carlos. En cuanto surge la oportunidad de aplacar esa llama, el protagonista abandona todo para ejecutar su plan de justicia.

Luis MaríasGernika bajo las bombas– ha querido introducir en Fuego todos los elementos de un dramón lacrimógeno: un atentado terrorista, un hombre atormentado, un inmigrante sin familia, un niño con síndrome de Down, una mujer soltera sin trabajo, una joven minusválida… Sin embargo y, a pesar de todo este batiburrillo de desgracias, las únicas lágrimas que provoca la película son de risa.

La historia deja mucho que desear: es previsible y está narrada presuponiendo que el espectador solo es capaz de ingerir ideas regurgitadas. Los actores no pueden ser menos creíbles: interpretaciones de teleserie adolescente que dejan a José Coronado gravemente herido después de varias películas interesantes. En su conjunto, Fuego es una película que no arde ni quema, ni es capaz de contagiar ningún sentimiento porque todo parece un decorado de cartón piedra.

 

Celina Ranz Santana

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.