273 hectáreas de fincas en desuso se encuentran en zona de alto riesgo de incendio

fincas en desuso

Zonas de riesgo de incendio

El Cabildo de Gran Canaria identifica a 1.200 propietarios de fincas en desuso para crear cortafuegos

Empieza el verano, aumentan las temperaturas y se incrementa también el riesgo de incendios en la isla. Por este motivo el Cabildo de Gran Canarias ya se ha encargado de contactar con 1.200 propietarios de fincas en desuso con el objetivo de desbrozarlas y crear cortafuegos.

En total se han identificado 273 hectáreas pertenecientes a fincas en desuso que se encuentran ubicadas en zonas de alto riesgo de incendio en la isla. La mayoría de ellas se encuentran ubicadas en los municipios de Moya, Valleseco y San Mateo.

Una segunda fase de prevención intervendrá en otras 263 hectáreas en Teror, Guía, Gáldar y Firgas

Otros cuatro municipios grancanarios se verán afectados por este plan de prevención contra incendios en la zonas más sensibles de la isla. En este caso los trabajos de limpieza y desbrozamiento están más orientados al próximo año, por lo que no se pondrán en marcha de manera inminente.

El Cabildo también prevé contactar con los propietarios de las fincas en desuso de Teror, Guía, Gáldar y Firgas para eliminar esa carga de maleza que se convierte en combustible vegetal en caso de incendio. Además de la identificación de los propietarios, el Cabildo ha tenido que realizar un trabajo minucioso para su localización, ya que alrededor de una tercera parte de estos propietarios son herederos.

Los técnicos de Sector Primario ya han inspeccionado las 702 fincas de Valleseco y las 263 de Moya, que suman 111 hectáreas, además de aproximadamente la mitad de las 1.494 fincas de San Mateo, para conocer su situación concreta y las características del terreno. Se ha constatado que el 90 % de las fincas identificadas se encuentran en desuso y necesitarían ser desbrozadas antes de roturarlas para su uso agrícola.

Ayudas para la recuperación de las fincas en desuso

El Cabildo asesorará a los propietarios sobre las distintas ayudas disponibles para poner en marcha cultivos o arrendar las tierras a terceros tras la limpieza para crear un paisaje mosaico beneficioso para la prevención de incendios y a la vez para promover la soberanía alimentaria. Entre esas ayudas, se articularán en el futuro una de 450.000 euros para la recuperación de tierras en desuso y otra de 210.000 euros para jóvenes agricultores y ganaderos.

 

El Ilustrador

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.