‘Filth, el sucio’

'Filth, el sucio'Un tipo corrupto y manipulador que supuestamente trabaja por la ley y el orden.

A nadie le gustaría tropezarse con el sargento detective Bruce Robertson –James McAvoy, El último rey de Escocia-, una persona corrompida por las ansias de poder y las continuas alucinaciones que, en gran parte, son provocadas por sus vicios nada sanos.

Bruce es un hombre de muchas caras y con cada una de ellas trata de encubrir algún aspecto de su verdadera personalidad. Es manipulador, indecente, sociópata y cruel pero, con todo, el espectador irá descubriendo que incluso debajo de lo que parece el Bruce Robertson real hay otro personaje, más atormentado, más inestable y más frágil.

Todas estas características se irán revelando durante la investigación de un asesinato que puede suponer el ascenso de Bruce. Algo con lo que el protagonista no solo lograría reforzar su ego –que parece ser lo único que le importa en un principio-, sino recuperar el afecto de su esposa y su hija.

Filth, el sucio –dirigida por Jon S. Baird, Cass– es una película irreverente en la que la violencia, el sexo, las drogas y la corrupción construyen un decorado a medida para un personaje tan obsceno como complejo y cautivador.

 

Celina Ranz Santana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.