Fernández y González, el éxito pactado con el Diablo

Manuel Fernández y GonzálezCuentan que en una noche madrileña, mientras Fernández y González caminaba por la Ronda de Atocha, un extraño se le acercó y le prometió el éxito y la fama gracias a la novela que le iba a inspirar. Así se fraguaba un pacto literario entre el escritor y el mismísimo rey de las tinieblas.

Fuera o no veraz la historia que contaba Hernández-Gribal en una biografía sobre Manuel Fernández y González, lo cierto es que la novela Luisa o el ángel de redención fue todo un éxito en la época. Se vendieron más de 200.000 ejemplares de aquella obra protagonizada, curiosamente, por el Barón del Destierro, nombre con el que también se conoce al Demonio y que supuestamente fue la fuente de inspiración de esta novela.

Ya por entonces Manuel Fernández y González era conocido por sus novelas de folletín, de las que se publicaron hasta 300. Pero fue Luisa o el ángel de rendición la obra que encumbró a este autor que, a pesar de haber alcanzado la fama y la riqueza -quién sabe si a través de ese pacto con la oscuridad a la que tantas veces había invocado para conseguir el éxito-, murió olvidado por sus devotos lectores.

En la madrugada del 5 al 6 de diciembre de 1888, Manuel Fernández y González fallecía en la cama de una buhardilla madrileña. Muchos afirman que se saldaba así su deuda con el Diablo aunque otros, como el periodista Marcos Zapata, aseguraron que el escritor sólo fue víctima de su propia vanidad y así lo recordaba en el epitafio que le dedicó: “En esta fosa cristiana / reposa el mayor portento / de inspiración, de talento / y de vanidad humana”.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.