Podemos exige la vigilancia de los falsos guachinches

falsos guachinches

Francisco Déniz

La formación morada insiste en la necesidad del uso fraudulento de la denominación de estos establecimientos con el fin de potenciar la producción local y el sector agrícola

Con el comienzo de la temporada de venta de vinos prolifera la aparición de falsos guachinches. El portavoz del Grupo Parlamentario Podemos Canarias en el área de Agricultura, Francisco Déniz, ha demandado este viernes a la consejera Alicia Vanoostende que haga cumplir la recién aprobada Ley de Calidad Agroalimentaria para garantizar que no se emplea este término en establecimientos que realmente no cumplen con las condiciones del conceptos. Las inspecciones y la imposición de las sanciones correspondientes es la única manera de garantizar que no se emplea dicha denominación de manera fraudulenta y tanto la producción local como el sector agrícola pueden seguir evolucionando.

Los falsos guachinches ponen en riesgo la permanencia de esta actividad

Déniz recuerda que los auténticos guachinches son un ejemplo del emprendimiento de personas y familias en el medio rural cuya actividad hay que proteger del modo adecuado. “Ahora que comienza la temporada de apertura de los mismos, y para ser respetuosos con esta actividad, el Gobierno debe aplicar la ley”, que literalmente dice que “los establecimientos de restauración que vinieran haciendo uso del término guachinche sin pertenercer a dicho grupo, deberán cesar en su uso”.

Atendiendo a las condiciones de esta denominación, se entiende que los falsos guachinches son aquellos en los que no se sirve vino de cosecha propia ni se ajustan al decreto que regula esta actividad. “El guachinche incentiva el consumo de la uva cosechada en la propia explotación y del vino elaborado en la misma, contribuye a conservar el suelo agrícola con empleo digno, y garantiza nuestra soberanía alimentaria”, ha insistido Déniz, recordando la importancia de esta actividad no sólo a nivel económico sino en la propia cultura gastronómica de la isla.

 

 

El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *