Fallece el sacerdote que vendía ‘trocitos’ de cielo

El padre Antonio María Hernández era famoso en Puerto de la Cruz por su original iniciativa para construir un centro de mayores.

A los 75 años de edad y como consecuencia de la dura enfermedad que sufría desde hace años, el ‘Padre Antonio’ fallecía hoy en Tenerife. El sacerdote era conocido en la isla por vender entre creyentes y no creyentes ‘trocitos’ de cielo, como él mismo los denominaba. Era ésta una forma simbólica de conseguir fondos para la construcción de un centro de mayores en Puerto de la Cruz -el Centro de Mayores de la Fundación Canaria Hogar de Santa Rita I y II- así como la puesta en marcha de un espacio de investigación sobre la enfermedad del alzheimer.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.