La Justicia da un paso adelante en la extracción ilegal de áridos en Canarias

extracción ilegal de áridos

Taguluche

La Asociación Tinerfeña de Amigos de la Naturaleza denuncia que las instituciones anteponen los intereses privados al bienestar general

La situación en Taguluche de Valle Gran Rey, en la isla de La Gomera, es un ejemplo de lo que está ocurriendo en la actualidad con la extracción ilegal de áridos en Canarias. Aparte del “expolio del agua de los manantiales” llevado a cabo por los dirigentes insulares de la última década, ATAN denuncia la iniciativa llevada a cabo por los “caciques de la isla” cuando en su momento se solicitó a la UE dinero para construir una pista agrícola para acceder al vecino barranco de Guariñén.

“Evidentemente no tenían ninguna intención de convertir esos áridos terrenos en una zona de cultivo, como prueba que no tuvieran previsto ningún tipo de red de abastecimiento ni contaran con los caudales necesarios, pues la única disponible era el agua de los nacientes localizados en el espacio protegido de El Lomo del Carretón, con un caudal insuficiente para cubrir las necesidades de los regantes de Taguluche”, denuncia la asociación ecologista.

La extracción ilegal de áridos en Taguluche era el paso previo a la urbanización de estos terrenos

Las obras fueron encargadas al constructor Pedro Luis Darías Rodríguez, el cual, “aprovechando que la misma se encontraba cerca de la carretera de acceso a Taguluche, acordó verbalmente con miembros de la Corporación local de Valle Gran Rey, siendo Juan Eustaquio Dorta Correa Concejal de Hacienda y Teniente Alcalde, proceder a la extracción de áridos en el lugar conocido como Risco Liso, sobre la carretera, dentro de los límites del Monumento Natural Lomo del Carretón, incluido en la Red Canaria de Espacios Protegidos y catalogado como Área de Sensibilidad Ecológica”.

“La pista forestal en realidad era el paso previo para construir una urbanización turística, pero para hacerla necesitaban una cantera. Al constructor y al Ayuntamiento, con el visto bueno del Cabildo y del Gobierno de Canarias, no se les ocurrió otra cosa que extraer las piedras necesarias del Lomo del Carretón”, insiste ATAN, subrayando que en dichos terrenos se realizó una extracción ilegal de áridos.

El constructor dispuso de la piedra que extrajo y vertió los áridos más pequeños por la ladera del otro lado de la carretera, por lo que los vecinos hicieron un requerimiento notarial para que se paralizase la obra. También el Seprona denunció por vía administrativa, pero el Ayuntamiento y el constructor hicieron caso omiso a esta infracción de la ley de conservación de Espacios Naturales y de Flora y Fauna Silvestre. A pesar de todo esto, siguieron con el desmonte y tuvo que ser el juez de San Sebastián de La Gomera el que acordara la paralización cautelar.

Justo veinte años más tarde la Justicia ha fallado en este procedimiento abreviado. A pesar del atenuante por el excesivo retraso en el procedimiento, se condena al constructor “como responsable de un delito tipificado en el art. 325 del Código Penal a 45 días de prisión, inhabilitación especial para el ejercicio de profesión u oficio relacionado con la construcción por tiempo de tres meses, con obligación además de indemnizar a la Administración Pública que ostente la titularidad del Monumento Natural del Lomo del Carretón en Taguluche, Valle Gran Rey, La Gomera, en 34.979 € y de pagar las costas procesales”. Sin embargo, se absuelve al entonces teniente de alcalde al considerar que estos hechos fueron responsabilidad del que era alcalde en aquel momento Esteban Bethencourt, ya fallecido.

 

 

El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.