Expediente de ruina del Centro Comercial Metro

Centro Comercial Metro

Centro Comercial Metro

El TSJC ordena declarar la ruina del Centro Comercial Metro y anula parcialmente el decreto del Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana

El 2 de mayo de 2014 este Ayuntamiento al sur de Gran Canaria denegó a los propietarios de la comunidad de propietarios la declaración del estado de ruina del Centro Comercial Metro. El Consistorio se amparaba entonces en que los informes presentados por los propios propietarios para iniciar el expediente de declaración de ruina eran contradictorios. Según los peritajes municipales, no se cumplían los requisitos para la declaración ruina.

No obstante, más de seis años después de la denegación de esta petición, han sido los propios informes del Ayuntamiento los que han servido al Tribunal Superior de Justicia de Canarias a decretar el estado de ruina y anular, de forma parcial, el decreto del Ayuntamiento.

Un incendio en 2013 desencadenó el proceso de declaración de ruina solicitado por los propietarios

El 14 de julio de 2013 se producía un incendio en el Centro Comercial Metro. No obstante, ya desde 2012 un informe pericial firmado por un técnico del Ayuntamiento dejaba constancia de que el centro comercial ya se podía considerar “de riesgo evidente para la salud”.

Tras el incendio en la discoteca Kopas, las instalaciones del Centro Comercial Metro quedaron gravemente afectadas. Pero ya con anterioridad, el citado informe pericial reflejaba que las tres plantas en las que se distribuyen los locales “se encuentran en estado de deterioro importante, con múltiples locales cerrados, con cúmulo de trastos, huecos en las paredes que pueden servir para nido de roedores e insectos, cristales rotos, etcétera” y agregaba: “Techos en la planta sótano y siguiente en mal estado, con peligro de desprendimientos de los mismos que podrían ocasionar accidentes”.

El Tribunal considera que, por un lado, la sentencia del Ayuntamiento incurrió en “incongruencia omisiva” al no resolver la pretensión de los comuneros relativa a que se declarara la obligación de la administración local de incoar y tramitar el expediente de declaración de ruina. Por otro lado, recuerda que “para la incoación y tramitación del expediente es suficiente que existan indicios de la concurrencia de tales circunstancias, y ello sin perjuicio de lo que resulte finalmente, una vez emitidos los informes pertinentes”.

 

 

El Ilustrador

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.