Condena por la estafa de las euronotas

estafa de las euronotas

Tribunal Superior de Justicia de Canarias

El Supremo condena a los cuatro acusados por estafa en Tenerife en el caso de la inversión en activos financieros ficticios

La estafa de las euronotas ha sido considerada como un delito continuado que afectó a varios empresarios de la isla de Tenerife. Los condenados hicieron que dichos empresarios invirtieran considerables sumas de dinero en activos financieros ficticios denominados ‘euronotas’, bajo la promesa de que se trataba un producto de alto rendimiento y sin apenas riesgo, garantizados por unos yacimientos de oro en Antofagasta de la Sierra (Argentina).

La estafa de las euronotas se salda con 4 condenados a penas de prisión

El Tribunal Supremo ha impuesto condenas de entre 2 y 5 años a los cuatro acusados por la estafa de las ‘euronotas’ por delitos de estafa continuada y falsedad en documentos mercantiles. Según ha quedado probado, los condenados emitían euronotas falsas y carentes de valor creadas por uno de ellos con el objetivo de dar verosimilitud a las operaciones financieras realizadas en nombre de los empresarios afectados por la estafa.

Estos empresarios invertían 3.000 euros iniciales para para una investigación personal de antecedentes penales en el ámbito internacional, y patrimoniales, y luego 15.000 euros para que el ACB (entidad bancaria con sede en las Islas Comoras y encargada de las negociaciones, cuya identidad todavía no ha sido demostrada) abriera una cuenta a nombre de cada uno de los participantes en el programa, para luego ir haciéndoles los ingresos en la misma. Los traders financieros se encargarían de hacer circular el dinero de las inversiones realizadas permitiendo a los empresarios que participaran obtener rendimientos inmediatos sobre su dinero mediante euronotas que en realidad no tenían ningún valor.

 

 

El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.