Estación de Bokor Hill

Estación de Bokor HillDel lujo al abandono.

La idea inicial fue la de reproducir toda la sofisticación parisina en un remoto lugar de Camboya, cuando ésta era aún colonia francesa. Hoy, en la Estación de Bokor Hill solo quedan las ruinas de un proyecto tan grandioso como escéntrico.

Cansados del calor y la humedad de Camboya, los colonos franceses decidieron levantar una ciudad hecha a medida en medio de lo que hoy es el Parque Nacional Preah Monivong. Los años 20 acababan de despuntar y con ellos el glamour parisino y la búsqueda del placer y la diversión. La Estación de Bokor Hill quería recrear ese ambiente y durante unos años, a pesar de ser ‘una ciudad de mentira’, fue todo un referente del espíritu de la época. Al menos para los franceses. Para los camboyanos era un símbolo de opresión, por lo que es fácil entender que la ciudad fuera tomada durante la primera Guerra Indochina, en la década de los 40. La ciudad quedó abandonada a partir de entonces y se convirtió en un foco de combate tomado por los insurgentes de la zona hasta la década de los 90.

A pesar de todo, los principales edificios de la Estación de Borok Hill -casino, hotel, iglesia…- se mantienen en pie -exceptuando el edificio de correos-. Su estado de conservación es lamentable y únicamente deja intuir ecos lejanos de una época en la que este ‘resort’ en mitad de la naturaleza corrió mejor suerte. Con todo, la Estación de Borok Hill sigue siendo un importante enclave turístico y muchos viajeros se dirigen hasta este rincón de Camboya -a 20 kilómetros de la ciudad de Kampot- para visitar las ruinas de la ciudad que, según parece, podría ser restaurada en los próximos años.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.