Entra en vigor la obligatoriedad del control de la jornada laboral

control de la jornada laboral

Control de la jornada laboral

Todas las empresas sin excepción deberán adaptarse a esta norma que exige un sistema de registro horario para tener un control de la jornada laboral de los empleados

El 12 de mayo entra en vigor la nueva norma sobre el control de la jornada laboral. La norma, aprobada el pasado 8 de marzo, ha permitido a las empresas disponer de dos meses para proceder al cumplimiento de la obligación de garantizar el registro de jornada. Asimismo, todas las empresas sin excepción deben haber consensuado con los representantes legales de los trabajadores un sistema de control de la jornada laboral que registre las horas de trabajo efectivas y que garantice que no va a ser manipulado con posterioridad.

El sistema deberá acreditar la hora de comienzo y finalización de la jornada de los trabajadores

En caso de no existir representación legal de los trabajadores, será la empresa quien determine cómo se organizará y documentará el registro de la jornada. No obstante, si la empresa estuviese de acuerdo, se puede crear una comisión ad hoc para negociar el sistema de registro o pactarlo con cada trabajador en su contrato de trabajo.

El modelo de registro pactado deberá ofrecer fiabilidad y acreditar que no pueda ser manipulable, ni modificable a posteriori, con el fin de evitar fraudes, abusos o simples incorrecciones. El sistema deberá acreditar la hora de comienzo y finalización de la jornada de los trabajadores, aunque en el caso de elementos configurativos internos (pausa, descansos, otros), será necesario dejar constancia de su existencia para considerar que no todo cuanto se encuentra entre inicio y finalización corresponde de manera automática con tiempo de trabajo efectivo.

Mediante esta iniciativa el Gobierno ha querido articular un mecanismo que permita un control efectivo de la jornada con el objetivo de salvaguardar el derecho de los trabajadores a tener una jornada previsible y a una retribución proporcional a su tiempo de trabajo efectivo, permitiendo además la conciliación de la vida laboral y personal. La medida supone también una oportunidad para las empresas en materia de productividad y control del absentismo.

 

 

El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *