Encuentran sustancias tóxicas peligrosas en prendas de Zara

Greenpeace ha realizado un análisis en 20 marcas de moda en varios países.

Un análisis realizado por Greenpeace en varios países del mundo ha revelado que varias de marcas de ropa contienen sustancias químicas peligrosas y que algunas de ellas, al liberarse al medio ambiente y degradarse, dan lugar a nuevas sustancias que provocan trastornos hormonales o incluso cáncer.

Entre las 20 marcas de moda que ha analizado Greenpeace destaca la marca española Zara, ya que ha sido el único caso en el que se han detectado ambos tipos de sustancias tóxicas, las que pueden transformarse en disruptores hormonales y las que lo hacen en sustancias cancerígenas.

Los resultados han sido publicados en un informe titulado Puntadas tóxicas. El oscuro secreto de la moda, y en él se muestran los análisis realizados a 141 artículos de ropa. También se exponen los vínculos entre las plantas de producción textiles en países como China que utilizan productos químicos peligrosos y la presencia de estas sustancias químicas en los productos finales.

Una de las principales conclusiones es que todas las marcas analizadas tenían varios artículos que contenían NPE (Etoxilatos de nonilfenol), que se degradan y producen una sustancia que actúa como disruptor hormonal. Las concentraciones más elevadas, por encima de 1.000 ppm (mg/kg) se encontraron en las prendas de Zara, Levi’s, C&A, Mango, Calvin Klein, Jack & Jones, Metersbonwe y Marks & Spencer (M&S). De hecho, entre las prendas de la marca española Mango se encuentra una camiseta comprada en España que presenta la segunda mayor concentración de NPE de todas las prendas analizadas, superando ampliamente los límites que establece su propia política sobre sustancias químicas.

Los análisis demuestran la presencia de altos niveles de ftalatos tóxicos en cuatro de los productos, y trazas de una amina cancerígena proveniente del uso de determinados colorantes azoicos en dos productos de Zara. También se han detectado en muchas de las prendas analizadas la presencia de otros tipos de sustancias químicas industriales potencialmente peligrosas.

Las prendas analizadas (tanto de moda de hombre, mujer y niños) habían sido elaboradas mayoritariamente en países como Rusia, América del Sur, Centroamérica, Asia y África, tanto con fibras artificiales como naturales. Muchos de los productos químicos peligrosos detectados se utilizan deliberadamente en el proceso de producción, aunque algunos son restos residuales no deseados, lo que demuestra el alto nivel de contaminación del sector.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.