En abril el número de parados registrados descendió en 6.632 personas

Canarias encabeza la lista de comunidades donde sube el paro, con 5.053 personas. Las Palmas es la provincia donde más aumenta el desempleo, con 3.117 personas.

Los datos de los Servicios Públicos de Empleo correspondientes al mes de abril registran un descenso de 6.632 personas, lo que supone una reducción del 0,14 por ciento respecto al mes anterior. En total el paro registrado se ha situado en 4.744.235 personas.

Por sectores económicos, el paro registrado baja en tres de ellos: en agricultura se reduce en 1.241 (-0,74 por ciento), en construcción baja en 1.388 (-0,17 por ciento) y en servicios se reduce en 8.304 (-0,29 por ciento).  Por el contrario, sube en industria en 1.828 (0,34 por ciento) y en el colectivo sin empleo anterior se incrementa en 2.473 (0,60 por ciento).

El desempleo masculino baja en 7.015 (-0,30 por ciento) en relación con el mes anterior y se sitúa en 2.364.767. El femenino se incrementa en 383 (0,02 por ciento) respecto al mes de marzo  y se sitúa en 2.379.468 desempleadas.

Desciende también el desempleo entre los jóvenes menores de 25 años en 8.121 (-1,60 por ciento) respecto al mes anterior y aumenta entre los de 25 y más años en 1.489 (0,04 por ciento).

El paro registrado desciende en 10 comunidades autónomas encabezadas por Andalucía (-7.571), Illes Balears (-6.315) y Cataluña (-2.526). Sube, en cambio, en siete, encabezadas por Canarias (5.053) y Comunidad Valenciana (2.961).

En cuanto a las provincias, el desempleo desciende en 22, lideradas por Illes Balears (-6.315), Málaga (-2.529) y Cádiz (-1.984). Sube por el contrario en 30, encabezadas por Las Palmas (3.117) y Valencia (2.689).

La secretaria de Estado de Empleo, Engracia Hidalgo, ha destacado que las cifras del mes de abril muestran la grave situación que atravesamos, como señalan los datos conocidos estas últimas semanas. Para Engracia Hidalgo las previsiones que maneja el Gobierno para el conjunto del año anticipan un aumento del desempleo en 2012 y sólo una lenta recuperación en ejercicios posteriores. «Es el efecto de la segunda recesión que estamos sufriendo».

En este contexto la secretaria de Estado ha resaltado que la reforma es el instrumento necesario para contar con un marco de confianza y flexibilidad para las empresas. «Su urgencia -ha explicado- viene de la necesidad de sentar las bases para esa confianza, poner a disposición de las empresas los instrumentos de flexibilidad y adaptación alternativos al despido que les permitan adaptarse a los cambios en su entorno, incluso a los muy adversos, como los que actualmente están sufriendo muchas de ellas».

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.