Emilia Serrano, la vida más allá del océano

Grabado del Siglo XIX“Verdaderamente sentíame enamorada de la idea -el viaje a las Américas- pareciéndome ya verme en medio de aquellas majestuosas soledades”.

Rompiendo las estructuras de lo que se suponía que tendría que haber sido la vida de una dama decimonónica, la baronesa de Wilson decidió dedicar sus esfuerzos a rendir homenaje a las mujeres luchadoras que había conocido durante sus viajes por el continente americano.

Viajaba sola y sola luchó contra las dificultades impuestas por la sociedad de la época a al hora de publicar sus obras. Emilia Serrano no sólo era una aventurera, sino una auténtica cronista de lo que sucedía en el “Nuevo Continente” a mediados del siglo XIX. Tanto fue así que la propia vida de la baronesa de Wilson tiene todos los ingredientes para transformarse en material novelable.

Desde la infancia, Emilia Serrano tuvo oportunidad de viajar por todo el mundo, algo poco común en la época y mucho menos para una mujer. Nació en Granada, pero su familia se trasladó a París cuando aún era una niña y en la Ciudad de la Luz habría de vivir su primera infancia.

Fue en París y durante la adolescencia cuando conoce a un aristócrata británico con el que contrae matrimonio convirtiéndose así en la baronesa de Wilson. Sin embargo, el barón murió pocos años después del enlace, si bien Emilia Serrano mantiene este título a la hora de firmar sus obras, alternándolo con el de Emilia Serrano de Tonel cuando años más tarde vuelve a casarse.

La solvencia económica y la buena posición social, así como la exquisita educación recibida durante la infancia, permitirán a Emilia Serrano abarcar prácticamente todos los ámbitos de la Literatura. Sin embargo, sus verdaderas aptitudes como escritora se harán más evidentes cuando la gaditana decide viajar por todo el continente americano y recorrerlo desde Canadá hasta la Patagonia. De esta fascinación por las tierras al otro lado del Atlántico surgirán importantes obras literarias en las que lo novelesco se mezcla con lo autobiográfico en una aventura sorprendente para una mujer decimonónica.

Una parte importante de su producción literaria durante aquella época está dedicada a la figura de la mujer y a la posición que ocupaba en las diferentes culturas que conoció. Hoy en día la obra América y sus mujeres es el germen de una poderosa red de colaboración femenina entre mujeres célebres de todo el continente.

Con todo, el éxito de Emilia Serrano -o cuanto menos su reconocimiento-, ha quedado relegado a un segundo plano si se tiene en cuenta el arduo trabajo de investigación y crítica que realizó durante toda su vida. Es cierto que gracias a su posición social no tuvo que preocuparse por la financiación de aquellos viajes -que también la llevaron por todo el continente europeo-. Pero no fue el dinero sino las ansias de conocimiento la que llevaron a Emilia Serrano a recorrer el mundo mientras otras mujeres de su mismo estatus se dedicaban al ocio en el hogar. La baronesa de Wilson fue una auténtica aventurera y creó a su alrededor un auténtico círculo de mujeres excepcionales que han alimentado con sus creaciones la Historia de la Literatura.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.