Emilia Pardo Bazán, captando tendencias europeas

Emilia Pardo BazánConsiderada como una de las principales introductoras del Naturalismo en España, Emilia Pardo Bazán es además uno de esos personajes inconformistas, de fuerte personalidad, que supo anteponer en todo momento sus anhelos a las convenciones sociales de la época.

Nació en una familia adinerada, un hecho determinante tanto en la exquisita formación que recibiría como en las posibilidades que la vida le brindaría para conocer mundo y escribir sobre ello. Sin embargo, esto no condicionó su carácter en cierto modo “rebelde”, muy alejado de lo que por entonces se esperaba de una dama de buena familia. Durante su infancia y, después de que la familia decidiera asentarse definitivamente en La Coruña, Emilia Pardo Bazán sería educada en casa por instructores privados que le enseñaron inglés y alemán, algo que le sirvió a la joven escritora para abrirse al mundo y conocer en su idioma original las obras y corrientes literarias que se estaban desarrollando más allá de las fronteras nacionales.

Así fue cómo Emilia perdió todo el interés por otro tipo de actividades propias de una joven de su edad tales como tocar el piano, un ritual típico de la formación femenina que cambió por su pasión a la lectura, a pesar de las limitaciones impuestas desde el ámbito familiar.

Su “extraño” comportamiento –pues no se ajustaba a la pauta social de la época- alcanzó el clímax cuando Emilia Pardo Bazán dio el salto entre la lectura y la escritura, demostrando que tenía mucho más que ofrecer al mundo que unas cuantas piezas musicales interpretadas al piano. Sus estancias en Inglaterra, Alemania e Italia, después de que su padre decidiera abandonar España como consecuencia de su desencanto político, le permitieron conocer de primera mano las tendencias literarias del extranjero, entre las que mostró un especial interés por el Naturalismo. De hecho, Emilia Pardo Bazán es considerada como la introductora de esta corriente artística en España.

Una corriente que compartió también con Benito Pérez Galdós, del que se dice que fue su amante durante más de veinte años, a pesar de que la escritora tuvo algunos escarceos amorosos con otros hombres. Por este motivo recibió numerosas críticas de otros escritores que, a través de la ficción, arremetieron contra la escritora poniendo en entredicho su moralidad.

Pero Emilia Pardo Bazán estuvo siempre por encima de aquellas envidias fruto del marcado sexismo de la época -sobre todo en el mundo de las artes y de los intelectuales-, algo que en tres ocasiones le impediría convertirse en miembro de la Real Academia de La Lengua. Sin embargo, fue la primera mujer en presidir la Sección de Literatura del Ateneo de Madrid y también la primera en obtener una cátedra en la Universidad Central de Madrid, aunque hasta tal punto había sido perjudicada por sus detractores que únicamente un alumno asistió a sus clases.

Así pues, Emilia Pardo Bazán es otro de esos ejemplos de escritora que no sólo tuvo que esforzarse en la calidad de sus obras sino demostrar constantemente su valía como mujer en un ámbito extremadamente machista.

 

 

 

 

 

 

{backbutton}

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.