El Supremo anula el PGO aprobado en LPGC en el año 2000

El Plan General de la capital grancanaria permitió el ‘pelotazo’ del canódromo.

La recalificación de dichos terrenos se llevó a cabo durante la alcaldía de José Manuel Soria en el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria –año 2000- y permitió la construcción de dos edificios en el antiguo canódromo de la ciudad.

La Asociación de Vecinos Ciudad Alta presentó un recurso cuando el Consistorio decidió que el suelo del canódromo pasaba de ser urbano consolidado a no consolidado, por lo que se podía fabricar en él. El Supremo ha dado la razón a los vecinos y asegura en su sentencia que no hubo justificación ni para la aprobación del plan ni para la recalificación de dichos terrenos, a pesar de que el Ayuntamiento señaló que el cambio de categoría se había realizado con el fin de poder construir una vía subterránea en la zona. Sin embargo, este objetivo nunca se llevó a cabo y la recalificación, por lo que siempre se ha sospechado que únicamente benefició a la empresa privada que, a través de un convenio urbanístico con el Ayuntamiento, consiguió edificar en dicha zona.

El Tribunal Supremo ha decido anular el PGO que posibilitó la recalificación, pero no se ha pronunciado en su sentencia acerca de los trámites llevados a cabo por el Consistorio, “al no existir pruebas de fines espurios” en su actuación.

 

 

El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.