‘El sufrimiento del feto se podría haber advertido’

El Servicio Canario de Salud se enfrenta a una indemnización de 654.000 euros por los daños causados a un bebé durante el parto.

El recién nacido sufrió daños cerebrales debido a lo que el Defensor del Paciente ha reconocido como “un seguimiento no adecuado del parto por monitorización”. El ginecólogo de la clínica Hospiten Tamaragua, en Tenerife, llegó tarde al parto y el bebé nació sin respirar, teniendo que ocuparse de la situación la matrona que asistía a la madre en ese momento ya que el pediatra no se encontraba presente durante el parto, que tuvo lugar en 2006.
Como consecuencia de lo sucedido, el bebé presenta un 83 por ciento de minusvalía –reconocida desde marzo de ese mismo año- y nunca podrá valerse por sí solo, incluso para las labores más elementales.
El Servicio Canario de Salud deberá indemnizar a los padres del afectado con 654.000 euros en concepto de responsabilidad patrimonial por las irregularidades cometidas y los daños provocados al bebé.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.