‘El silencio de la ciudad blanca’

El silencio de la ciudad blanca

El silencio de la ciudad blanca

Cuando el crimen no tiene identidad es difícil atraparlo

Una pareja de veinteañeros aparece muerta frente a la Catedral Vieja de Vitoria. Está desnuda y presenta picaduras de abeja en la garganta, presunta causa del fallecimiento. Pero nada es lo que parece en El silencio de la ciudad blanca.

Las sombra de ‘El doble crimen del dolmen’, los cuatro asesinatos dobles que conmovieron a la ciudad hace dos décadas, y la aparente conexión entre las nuevas muertes y los macabros acontecimientos del pasado ponen alerta a la ciudad.

El crimen retorna del pasado en El silencio de la ciudad blanca

El suceso se produce poco antes de que Tasio Ortiz de Zárate se prepare para salir de la cárcel. Hace veinte años el arqueólogo fue condenado por una serie de crímenes que mantuvieron que generaron una gran conmoción en Vitoria. A raíz de su encarcelamiento la cadena de asesinatos se detuvo. Éste es su primer permiso penitenciario y todas las alertas están encendidas.

El joven inspector López de Ayala -popularmente conocido como Kraken- conoce el caso y es consciente de que se deben extremar las precauciones. Pero cuando el hecho de que el primer asesinato se produzca antes de la salida de prisión de Tasio descalabra la situación.

Con todo, lo peor está aún por llegar. Unas semana después del crimen de la Catedral Vieja aparece muerta otra pareja de veinticinco años en la Casa del Cordón, otro de los edificios medievales emblemáticos de Vitoria.

La consagración de Eva García Saénz de Urturi

La autora de origen vasco firma una novela repleta de personajes singulares. Su presencia, a veces sólo instantánea, enriquece una narración que avanza con ritmo y esquivando los tópicos del género para presentar un argumento que invita al lector a conocer una ciudad, su historia y a quienes habitan en ella.

El silencio de la ciudad blanca es probablemente la consagración de la escritora que con esta obra ser reafirma en sus aptitudes como escritora de intrigas y se pasa al registro de la novel negra.

El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.