El salario del ‘enterrador’ de Iberia

Carlos Castañosa

Se llama Rafael Sánchez-Lozano Turmo. Su cargo, Consejero Delgado de Iberia desde 09/07/2009. Su trayectoria gestora, hasta llegar a este punto, adolece de una mediocridad más que notoria. Quizá por eso haya sido elegido para ejercer su función como empleado de pompas fúnebres, previa la actuación forense de practicar la autopsia en cuerpo, todavía vivo, para servir los despojos como donación de órganos al hermano extranjero que surgió como una entelequia.

Todo tiene precio, pero seguramente este personaje haría lo mismo por mucho menos de lo que consta en el siguiente informe: IAG, International Airlines Group –Remuneration Policy (www.iairgroup.com)

(LÉASE “IAG” COMO EL RESULTADO DE LA FUSIÓN “IBERIA – BRITISH AIRWAYS”)

Emolumentos del susodicho:

– Sueldo base: 632.000 € anuales.
– Bonus anual: 150 % del sueldo base = 1.896.000 €.
– Compensación por retiro (blindaje a cobrar en el momento del cese por cualquier causa en IAG): 1.168.000 €.
– Pensión (o efectivo en su lugar): El 25 % del Sueldo base = 158.000 €.
– Otros incentivos sin cuantificar en forma de acciones de la empresa.

Está anunciada una huelga de pilotos de Iberia. Parece ser, en esta ocasión, que los medios de comunicación no se han dejado intoxicar por las habituales maniobras de desprestigio que, desde una sola fuente interesada, suelen urdirse contra el colectivo que conviene demonizar ante la opinión pública para doblegar voluntades y derechos.

En el caso presente, ni siquiera se trata de reivindicaciones laborales, sino de un motivo de supervivencia para la empresa que en su día formó parte del sector estratégico, el que define la protección interna de un país (transporte, comunicaciones, energía…). Si se privatizan Iberia, Telefónica, Endesa, Repsol… y además, la infraestructura vertebral se entrega a manos extranjeras, se coloca al Estado en situación de indefensión y dependencia incondicional de intereses foráneos. Y lo que era patrimonio nacional, es decir, propiedad de todos los españoles, se vendió en beneficio de unos pocos para obtener liquidez inmediata. Líquido que se fue por el sumidero de la mala gestión política-financiera. Y ahora, ni patrimonio ni dinero.

Peor es la perversidad empresarial, inspirada exclusivamente en intereses individuales y ambición económica sin límites, que pueda arrasar a cualquier entidad, incluido su contenido humano, con ausencia total de cualquier principio ético que moviera hacia el sentido común y a la razón moral de conductas perniciosas.

¿Cómo puede ofrecerse la maniobra de desmantelamiento de Iberia, externalizando producción propia, creando una Low Cost ilegal para facilitar los trabajos menores de British, (en fulgurante crecimiento, cuando Iberia se halla en recesión) cuyo objetivo es adueñarse de la T-4, previa desaparición de su partner español del mercado de largo y medio radio, para la operación británica HUB con Asia, puesto que en Heathrow ya no tiene capacidad de expansión?

Para ello, el “enterrador”, como sicario bien pagado, no se corta un pelo en incumplir sistemáticamente acuerdos, convenios laborales, compromisos de la fusión, y en despreciar con despotismo y prepotencia, como provocación, a los colectivos que configuran la compañía, a la que él accedió hace tres años (le quedan dos para culminar el objetivo de donación masiva de órganos), pero en la que muchos trabajadores llevan más de treinta años de servicio.

De un colectivo de 1500 pilotos, unos 400 ya han pedido el certificado de su número de horas de vuelo para presentar un brillante currículum en aerolíneas de países emergentes en los que, seguro, serán tratados con la dignidad que merece su entidad profesional. Si además, estas compañías les ofrecen Madrid como base de operaciones, desaparecen las limitaciones socio – familiares que pudieran coartar la decisión.

Quizá sea inevitable la huelga en Navidad. No obstante, para Canarias no tendrá más repercusión que la testimonial, aunque sea en fechas puntuales, pues los servicios mínimos del 95% que se contemplan, solo afectarán a alguna línea deficitaria. No se cancelará ningún vuelo a Canarias ni Baleares.

Inmersos en una Sociedad convulsa y putrefacta, el proceso que está sufriendo aquella IBERIA “donde solo el avión recibe más atención que usted”, es un símbolo de la cuesta abajo que termina en precipicio por el que despeñarse. También los “enterradores”…

Sin embargo, todavía existen milagros. ¿O no?…

 

 

 

Carlos Castañosa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.