El sacerdote detenido en Tenerife se declara culpable de pederastia

Reconoció haber cometido abusos sexuales a siete menores entre 1957 y 1991.

Fue detenido por la policía español en agosto de 2012 en el municipio tinerfeño de Arona y extraditado a Reino Unido, donde ha sido juzgado. El sacerdote irlandés Francis Paul Cullen se ha declarado hoy culpable ante un tribunal británico de los abusos sexuales a siete menores cometidos entre 1957 y 1991.

Cullen ha decidido admitir su responsabilidad sobre “los terribles delitos que cometió” sobre estos siete menores, entre los que figuran cinco delitos de conducta impúdica, uno de sodomía y quince de asalto indecente. Se desconoce todavía la pena que le será impuesta. Además, los agentes que llevan el caso instan a que se pongan en contacto con las autoridades a otras personas que hayan podido ser víctimas de abusos similares por parte de este sacerdote.

 

 

El Ilustrador

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.