El ronquido de Taos

Ondas de sonidoUna vibración de origen desconocido que se extiende por todo el mundo.

No todas las personas son capaces de percibir este zumbido, pues se produce a una frecuencia tan baja que se escapa de los límites de audición de muchos humanos. Sin embargo, para los que en algún momento de su vida han sido capaces de oírlo, ‘el ronquido de Taos’ es una vibración similar a la de un motor rugiendo al otro lado de un cristal, a veces con tanta intensidad que es capaz de interferir en sus rutinas diarias.

Al parecer, el rugido habría sido registrado por primera vez en la aldea de Taos, en Nuevo México y durante la década de los 90 se popularizaron los estudios al respecto. A pesar de que el rugido de Taos fue el más mediático, lo cierto es que desde la década de los 70 ya se habían recogido testimonios de fenómenos similares en Reino Unido y Nueva Zelanda, entre otros países.

Lo complicado de la detección de este sonido es que se encuentra en el límite de la audición humana y, además, no se puede registrar a través de micrófonos convencionales. Esto ha complicado aún más determinar cuál es el origen de este rugido que la mayoría de las personas que pueden oírlo lo hacen en el interior de edificios y sobre todo de noche. En algunas ocasiones, incluso puede sentir su vibración recorriéndoles el cuerpo.

La publicidad que se le dieron a estas investigaciones hizo que a mediados de la década de los 90 ya hubiera testimonios por todo el mundo, pero nadie había dado una respuesta clara al fenómeno, que se convirtió en una de esas cuestiones perfectamente adaptables a todas la hipótesis que iban surgiendo. Las más científicas apuntan a que puede tratarse del efecto sonoro que produce el roce de las placas tectónicas de la tierra o de alguna interferencia electromagnética a gran escala producida por antenas o dispositivos similares, e incluso por los meteoritos que se desintegran al entrar en contacto con la atmósfera terrestre. Las teorías menos sólidas apuntan a que podría tratarse de la emisión de mensajes cifrados por parte de seres extraterrestres. Con todo, no existe una respuesta definitiva al origen de este fenómeno.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.