El proyecto de Tindaya no tiene cobertura legal

El plazo para la ejecución del proyecto venció en julio de 2014.

Ben Magec – Ecologistas en Acción solicitan a Domingo Berriel “que cese en su empeño personal de sacar adelante el proyecto del fallecido escultor Eduardo Chillida, que ya ha costado más de 25 millones de euros de dinero público”.

Por un lado, la formación ecologista solicita ante la Comisión de Ordenación del Territorio y Medio Ambiente del Gobierno de Canarias el reconocimiento de caducidad de la Declaración de Impacto Ambiental del Proyecto Monumental de Montaña Tindaya el pasado mes de julio. Por otro, anuncia que presentará dos contenciosos administrativos contra el decreto del Gobierno de Canarias que declara como Bien de Interés Cultural los Grabados Rupestres de la Montaña de Tindaya entendiendo que en dicho documento quedan desprotegidos tanto la montaña como un gran número de elementos arqueológicos, vinculados a la misma.

“Insistimos en el valor arqueológico de la Montaña de Tindaya como conjunto, en el cual los grabados son una parte más de un importante complejo formado por numerosas manifestaciones arqueológicos de distinta naturaleza, y en la necesidad de proteger estos destacados vestigios, integrándolos dentro de la delimitación BIC o de su ámbito de protección, de la cual han sido excluidos de manera tendenciosa. Hemos de recordar que en el propio informe tomado como base por el Cabildo de Fuerteventura y que justifica un Bien de Interés Cultural tan restrictivo como el declarado por el Gobierno de Canarias, se defiende todo lo contrario. Así lo manifiesta el propio redactor de este informe en las alegaciones que presentó al acto de incoación de la delimitación”, ha subrayado el colectivo.

 

 

El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.