El presidente del Cabildo se manifiesta contra el racismo

contra el racismo

Miembros del Gobierno de Canarias visitan el puerto de Arguineguín

Antonio Morales insiste en la importancia de acabar con las políticas migratorias que generan odio y buscar soluciones reales al problema de las pateras en Canarias

Las noticias sobre la llegada de pateras a Canarias está generando en las islas un clima de inestabilidad que favorece a las posturas más radicales. Así lo ha descrito el presidente del Cabildo de Gran Canaria en un carta abierta contra el racismo en la que critica las actitudes xenófobas en la isla.

Morales se refiere a diversos vídeos en los que se puede ver cómo a la llegada de una patera a las costas insulares varios testigos de lo acontecido proferían insultos a los migrantes. También ha manifestado su rechazo a quienes lanzaban piedras a estas personas, a la difusión de imágenes manipuladas referidas a una excursión de niños negros a un parque acuático de Gran Canaria o a las pésimas condiciones de acogida del en el muelle de Arguineguín.

Contra el racismo y la difusión de los discursos de odio

Morales insiste en que los últimos episodios xenófobos en la isla no pueden ser tildados de “hechos aislados”. El presidente del Cabildo de Gran Canaria se ha mostrado alarmado ante el aumento de la intensidad de los mensajes racistas que se están haciendo eco en las redes sociales.

Con todo, para Morales el problema principal sigue siendo la falta de una política migratoria más clara y justa para todos, con la implicación de todas las instituciones a nivel estatal y europeo. “Hace 26 años que arribó a nuestras costas la primera patera y, aunque las llegadas no han sido constantes, lo cierto es que tres décadas después no contamos con algo tan básico como un sistema de primera acogida dotado de los recursos económicos, humanos y alojativos necesarios”, subraya Morales.

Un claro ejemplo de esta falta de previsión y de coordinación se ha vivido en las últimas semanas al sur de Gran Canaria. “Mientras escribo estas líneas hay más de 400 personas hacinadas en el muelle de Arguineguín, en el sur de Gran Canaria, literalmente tiradas en el suelo y protegiéndose del sol debajo de mesas en medio de una alerta por calor. Son unas condiciones intolerables que atentan contra la dignidad y la salud de estas personas. Aunque el viernes 11 empezaron a trasladarlas, el sábado pude visitar la zona y comprobar que aún quedaban 222 personas desesperadas en el lugar. A 140 aún no se les había realizado el PCR”.

Para el presidente del Cabildo de Gran Canaria la solución al problema sólo puede estar en el desarrollo de protocolos de acogida más eficientes que contemplen los derechos de las personas migrantes, su atención y su traslado lugares correctamente habilitados. Para frenar las consecuencias más negativas de este fenómeno también es necesaria la participación de los gobiernos y organizaciones de los países africanos y la intervención de las potencias desarrolladas en una gravísima crisis de subsistencia que nos afecta a todos.

 

 

El Ilustrador

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.