El presidente de la UD Las Palmas recibe el indulto

En 2011 se le impuso una condena de tres años por delito urbanístico.

La única condición impuesta por el Consejo de Ministros para que el empresario Miguel Ángel Ramírez, director de la UD Las Palmas, se beneficie del indulto, es que derribe las obras ilegales que hizo en su casa y por las que en 2011 se le impuso una condena de tres años de prisión.

En cualquier caso, y aunque Ramírez llevara a cabo dicha demolición -que según especifica la Audiencia, afectaría a “los nuevos caminos, la pérgola, la pajarería, y el muro de cerramiento”- permanecerían en vigor el resto de las condenas: una multa de 43.260 euros y la inhabilitación para ejercer cualquier oficio relacionado con la construcción en un plazo de tres años.

 

 

El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.