‘El postre de la alegría‘

'El postre de la alegría'Con un poco de azúcar… y lo que haga falta.

Tal vez por los tiempos que corren, los adolescentes han dejado de ser los protagonistas de historias sin futuro. Las personas de mediana edad e incluso las que ya han alcanzado la jubilación, también necesitan una esperanza de futuro, por breve que sea. Pero avanzar con el lastre de los fracasos pasados, de lo que ha salido mal y de lo que ya parece no tener solución es demasiado complicado.

En clave de humor, El postre de la alegría – primer largometraje de cine de Jérôme Enrico- relata la historia de una mujer que un buen día decide recuperar todo lo que le robó la vida. Paulette –protagonista de esta historia- y sus tres vecinas, ponen punto final a una existencia aburrida a la que solo le hacía una gran dosis de azúcar para endulzar los sinsabores del día a día. Aunque los métodos para alcanzarlo no son los más adecuados,  es el riesgo de no hacer siempre lo correcto lo que permite a estas mujeres recuperar la confianza en sí mismas y volver a ponerse en movimiento después de una larga temporada de letargo.

Así es como Paulette, una viuda huraña, racista, amargada… se reconvierte en la imagen de sí misma que se había borrado de todos los espejos: una famosa pastelera capaz de hacerle la vida un poco más agradable a los demás. Solo que los tiempos cambian y los sueños no duran para siempre.

El postre de la alegría es una comedia de regusto muy francés con una protagonista entrañable –a pesar de su mala leche- y la capacidad de transmitir esperanzas y buenas vibraciones en un mundo al que le sobran demasiados momentos agrios.

 

Celina Ranz Santana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.