El Parque Viera y Clavijo, una encrucijada sin salida a la vista

Parque Viera y Clavijo

Parque Viera y Clavijo

PARTE 1.- Ante la reciente e inquietante declaración pública del edil de Infraestructuras del Ayto. de Santa Cruz,  sobre la situación actual del emblemático y maltratado Parque Cultural “Viera y Clavijo”, desde la Asociación nos vemos en la necesidad y deber de alertar a la opinión pública de la realidad de lo que ha sucedido y sigue sucediendo con este enclave urbano abocado a su destrucción, por mor del discurso ofrecido en clave triunfalista por el Concejal de C´s en el Consistorio

Este testimonio desinteresado y bien informado requiere cierta extensión de divulgación impresa y confortabilidad de lectura. A tal fin , se propone la presentación en dos capítulos separados que, no obstante, procurarán ser concisos pero suficientes.

No es aceptable ni racional, ante la urgencia de una rehabilitación tantas veces demorada, alegar ahora como justificación de la desidia e inoperancia, una burocracia ramplona y tercermundista para regodearse en que los estudios de la rehabilitación se comenzarán a final de marzo y que está previsto que las obras se inicien a finales de 2021. Una cantinela que nos suena a falsa por correlación a cómo ya la entonaban entre dientes sus antecesores, sobre trabajos que debían estar completados años ha.

Prolegómenos e histórico reciente:  Hace una década que comenzó a movilizarse la conciencia colectiva bajo los auspicios de la Asociación “Viera y Clavijo”, fundada en diciembre de 2011 (CIF: G76569961), en favor de la rehabilitación del Parque, con el valioso apoyo de los medios de comunicación, contra la desidia de la Administración por el vergonzoso abandono y deterioro intencionado de un BIC, Bien de Interés Cultural declarado Monumento. Edificio neogótico de 1903 que albergó hasta los 80 el colegio femenino de La Asunción; expropiado entonces a las monjas por el Alcalde Manuel Hermoso en una habilidosa y muy rentable operación financiera.

Las instalaciones y el enclave, patrimonio histórico de la capital, se adaptaron entonces para conformar un conjunto cultural con múltiples actividades académicas y formativas de muy alto rango: Conservatorio, Universidad de Mayores, Universidad Menéndez y Pelayo, escuelas de arte y danza, el anexo teatro Pérez Minik con intensa profusión de actos artísticos y culturales; así como la preciosa capilla neogótica, de valor incalculable, como sede de ceremonias y eventos sociales. Todo ello dotaba de una vitalidad importante al área urbana afecta a tan privilegiado entorno.

En 2004, adenda de 2006, se procedió a la firma de un contrato de cesión del Ayuntamiento en favor del Gobierno de Canarias, mediante el cual la Consejería de Cultura gozaría del usufructo y explotación de las instalaciones, a cambio de algunas reformas pendientes, conservación y mantenimiento de los inmuebles.

Se convocó una brillante ceremonia mediática y multitudinaria de presentación del proyecto y compromiso del desarrollo que las Autoridades Autonómicas llevarían a cabo en esta joya urbana, para satisfacción de una ciudadanía orgullosa de lo suyo.

Todo fue una burda mentira. Al día siguiente de la presentación, aquello se cerró a cal y canto. Se sellaron los accesos; se clausuraron entradas, puertas y ventanas; se destruyeron a pico y pala escaleras y la techumbre del teatro… una evidente actuación destructiva e intencionada, que se acompañó del desvío de los fondos asignados al reacondicionamiento del inmueble, 5.900.000 €, hacia la restauración del teatro Guiniguada de Las Palmas (culminada con éxito), más una millonaria indemnización a la constructora por la cancelación de la obra contratada y suspendida.

EL maltrato institucional aplicado a un BIC, está contemplado en el Código Penal como presunto delito de “Expolio de Patrimonio por la Administración” (Arts. 321 y 324).

Las intervenciones de la Asociación, siempre encontraron el rechazo frontal por parte de las autoridades municipales. La Ley de Participación Ciudadana es otra mentira de papel mojado. Lejos de aprovechar la aportación, desinteresada y gratuita, de personas que ofrecen soluciones al problema planteado por la mala praxis oficial, se intentó orillarla para eludir las propias responsabilidades.

Tras arduas actuaciones en favor de la rehabilitación y conservación de algunos elementos del patrimonio (se comentarán en la PARTE 2), el hito más reseñable de la actividad reivindicativa se produjo en 2014; cuando la Consejera de Cultura anunció a bombo y platillo la demolición del teatro Pérez Minik, dentro del conjunto BIC. Ante la pasividad del Alcalde, del Diputado del Común y de todas las autoridades de todos los partidos políticos sin excepción, fue la Asociación la única entidad, bajo su propio peculio –jamás ha recibido ni solicitado subvención alguna, en honor a su condición de “sin ánimo de lucro” –, que acudió a Fiscalía con la denuncia del proyecto destructivo del buque insignia del patrimonio histórico y cultural de Santa Cruz, a fin de parar los pies a una desaprensiva e irresponsable política; que a punto estuvo de pagar muy cara su ignorancia, por su falta de sensibilidad y carencias culturales; pues aunque se archivó el caso porque no había llegado a consumarse, en el auto de sobreseimiento se aludía al Código Penal en los artículos referidos al presunto delito si hubieran metido la pala excavadora para profanar un BIC. De buena se libraron unos cuantos…

Conviene que antes de declarar un estado de ruina para intentar justificar la demolición, quienes decidieran lanzarse a la aventura, den un repaso al articulado referido del C. P.; habida cuenta que, desde entonces, Fiscalía está muy atenta al tema por el precedente del Pérez Minik… No vayamos a tener un disgusto.

En la PARTE 2  se comentará la trayectoria resumida de la Asociación; los logros más importantes, en especial los que suponen que los edificios todavía sigan en pie;  las asechanzas de las autoridades y su dejación oficial de responsabilidades; las cabezas de avestruz escondidas en el agujero de la mediocridad; la injerencia de grupos ajenos a este movimiento con afán de “pillar cacho”… En fin, un compendio de datos fehacientes de interés para una opinión pública con derecho a la veracidad.

Carlos Castañosa

Secretario de la Asociación “Viera y Clavijo” (CIF: G76569961)

elrincodelbonzo.blogspot.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *