El número de jóvenes que emigran sigue en aumento

La falta de perspectivas laborales ha hecho crecer la emigración juvenil un 41 por ciento.

En 2012 España fue, por tercer año consecutivo, un país emisor de emigrantes, tal como reflejan los datos del Instituto Nacional de Estadística -INE-. Casi 60.000 personas emigraron el año pasado, de las cuales más de 14.000 tenían entre 20 y 34 años y, de éstas, la mayoría se encontraba en la franja entre los 20 y los 29 años.

El alto índice de desempleo juvenil en España, que supera ya el 56 por ciento, y la falta de expectativas laborales en territorio nacional, han provocado que desde 2008 la emigración de los jóvenes españoles haya aumentado un 41 por ciento.

Los principales destinos de los jóvenes inmigrantes españoles son Reino Unido, Alemania y Francia, y fuera del territorio europeo, Ecuador, Venezuela, Argentina y Brasil. Sin embargo, un alto porcentaje de los jóvenes que emigran tampoco encuentran su “paraíso laboral” fuera de España y se encuentran con numerosas dificultades para acceder a un puesto de trabajo –-obre todo en el caso de los trabajos cualificados-, bien sea por las dificultades del idioma, las trabas en la convalidación de títulos o el escaso número de ofertas frente a una demanda cada vez más alta.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.