El museo menos famoso de París

Museo de objetos perdidosNo contiene grandes obras de arte, pero almacena la memoria que se perdió por las calles de la ciudad.

Tras el triunfo de la Revolución Francesa, se estableció que todos los objetos perdidos que se encontraran en las calles del país y de los que no se conociera dueño, pasarían a pertenecer a la nación.Museo de objetos perdidos

Dada la cantidad de objetos que se fueron acumulando como ‘bienes públicos’, una década después del cambio de ley -en 1804- se fundó en París el ‘Servicio de objetos encontrados’, destinado a clasificar y conservar todo tipo de artilugios –algunos más originales que otros- que los transeúntes perdían a diario en su deambular por la ciudad.

Grandes almacenes han alojado desde entonces toda suerte de objetos, caídos de los bolsillos de sus propietarios o arrojados, tal vez, en el deseo de deshacerse de ellos para siempre. Actualmente esta institución se ubica en la 36 rue des Morillons –en el distrito 15 de la capital francesa- y en sus más de 400 m2 de almacén da cabida a los 140.000 artículos que se reciben anualmente.

Casi 150 años después de la fundación de este servicio, se consideró que la colección de objetos era tan peculiar que valía la pena mostrársela al público, al menos en parte. Fue así como se creó el ‘Micromusée du Service des Objets Trouvés de la Préfecture de Police du París’, un peculiar museo cuyas vitrinas albergan desde una medalla militar al honor, hasta una pierna ortopédica y otros cientos de objetos ‘huérfanos’ que un día aparecieron abandonados en las aceras de la Ciudad de la Luz.

Un museo de historias perdidas y objetos encontrados.

 

 

El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.