El museo de las cucarachas

Cucarachas en la playaAunque para la mayoría de las personas provocan asco o pavor, para Michael Bohdan son más que un hobby.

Y es que este hombre de Texas experto en plagas se ganaba la vida aniquilando a las cucarachas no tardó en descubrir que era posible ganar más dinero con ellas si se les daba una oportunidad como protagonistas de un museo, de manera que convirtió su establecimiento en una suerte de escaparate de cucarachas muertas y disfrazadas.

Ciertamente, hay que ser muy friki para visitar el ‘Museo de la Cucaracha’, pero más aún para coger a uno de estos repulsivos animalitos y convertirlos en arte. Parece ser que metidas en urnas y disfrazadas, las cucarachas no resultan seres tan desagradables. Al menos a Bohdan no le ha funcionado mal este peculiar negocio, aunque también es cierto que ha tenido que invertir algo de dinero para hacerse con ejemplares únicos: llegó a pagar 1.000 dólares por la mayor cucaracha que se ha encontrado en Texas.

Bohdan ha convertido su estrafalaria afición en un negocio rentable y en su ‘museo’ se pueden ver desde cucarachas tomando el sol en tumbonas hasta un Elvis cucaracha.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.