El misterio insondable del Lago Azul

Lago Azul RusiaDurante más de cuatro décadas los buzos han intentado llegar al fondo de este curioso lago ruso en el que no habitan ni los peces.

Por el momento se han registrado hasta los 258 metros de profundidad, pero ningún humano ha conseguido descender hasta esa profundidad para corroborar que ahí se encuentra el suelo del lago. De hecho, existe la posibilidad de que éste no se el verdadero fondo sino un pliegue tras el que se abriría un nuevo espacio.

El Lago Azul, en la región rusa de Kabardino-Balkaria, continúa siendo un misterio natural. Además de no existir constancia de cuál es su verdadera profundidad, en este espacio de 235 metros de longitud y 135 metros de ancho no vive ni un solo pez, y los investigadores tienen la sospecha de que el agua procede del fondo del mismo.

Pero, ¿dónde está el fondo? Esa es la pregunta que muchos científicos se han hecho durante las últimas cuatro décadas y que a algunos aventureros les ha costado incluso la vida. En 2012, el buzo ruso Andréi Radiónov falleció en aguas del Lago Azul como consecuencia de una rotura en el sistema de respiración. Ese mismo años, el británico Martin Robson intentó completar la hazaña para rendir homenaje a su compañero fallecido y, tras nueve horas de inmersión, sufrió una embolia -consecuencia del conocido síndrome de la descompresión- que a punto estuvo de costarle la vida.

 

 

El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.